Feijóo rechaza la desescalada por provincias y plantea que sea por las áreas sanitarias

GRAF2038. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17/04/2020.- El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, durante la rueda de prensa ofrecida tras la reunión del consello de la Xunta, esta mañana en Santiago de Compostela. EFE/XUN
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, rechazó que la desescalada se haga por provincias, como plantea el Gobierno central, y sugirió que en Galicia se pueda hacer por áreas sanitarias –un total de siete– y que, dentro de estas, se distingan “microzonas” más localizadas.

En la rueda de prensa posterior a la reunión por videoconferencia con el resto de líderes autonómicos y el presidente del Ejecutivo estatal, Pedro Sánchez, el mandatario gallego explicó que aboga por que el Consejo de Ministros de mañana concrete un “cuadro de mando único” que dé “parámetros comunes de desescalada” para toda España, pero que tenga una “cláusula de salvaguarda territorial para que las comunidades puedan moverse con una cierta flexibilidad”.

 

Tres ejes

En este sentido, avanzó que la propuesta de desescalada que plantea la Xunta ya tiene una metodología “muy perfilada” que pivotaría sobre tres ejes: el geográfico, el demográfico y el económico. En el primero de ellos, sugirió una división por áreas sanitarias y no por provincias –en lo que habría coincidido con otros presidentes de distintos colores políticos–, dado que en el caso de Galicia “hay municipios cuyo hospital esta en otra provincia distinta”.

En este sentido, la comunidad gallega se divide actualmente en siete áreas sanitarias con su propia organización y dotación de infraestructuras: A Coruña-Cee; Santiago-Barbanza; Ferrol; Ourense-Verín-O Barco de Valdeorras; Pontevedra-O Salnés; Vigo; y Lugo-A Mariña-Monforte de Lemos.

Todas ellas podrán dividirse, a su vez, en “microzonas” más pequeñas según el riesgo: menor, que permitiría un avance “más rápido” en la desescalada, como puede ser en buena parte del rural; permanente, para zonas vulnerables como residencias, colegios y centros de trabajo; y riesgos puntuales, que sería el caso de que se localice un brote de Covid-19 en un municipio o fábrica concreta. “Y en ese caso tendríamos que actuar”, advirtió.

En el plano demográfico, Feijóo propusó que se distingan tres grupos de edad –mayores de 70, de 15 a 69 años y los menores de 14–, aunque también teniendo en cuenta las patologías previas de cada persona.

De igual modo, la propuesta de la Xunta incluye un tercer “eje económico”, que distinguiría aquellas actividades que podrían abrir o no en función del área sanitaria en el que se encuentren o del riesgo de la zona.

“Creemos que el cuadro de mando del Gobierno para toda España sería mirar la situación epidemiológica, la capacidad sanitaria instalada, los factores de riesgo y el control de la inmunidad”, continuó.

En base a estos parámetros, Feijóo dibujó cinco niveles distintos que distinguirían zonas con riesgo bajo o “de relativa normalidad” en las que “se deben abrir” las actividades económicas; otras de riesgo “medio” o “en situación de transición”, en la que se concretaría cuál “puede abrir” y cuál no; y otra de “riesgo alto” o “alerta” en la que “solamente deberían abrir actividades económicas esenciales”.

En cualquier caso, el presidente gallego subrayó que el desconfinamiento debe ser “seguro sanitariamente, gradual y reversible”, de modo de que si hay un brote de coronavirus en un lugar habrá que actuar “de forma inmediata”.

Eso sí, Feijóo saludó que el Gobierno “haya empezó a concretar” esta desescalada y haya oído a las comunidades.

Feijóo rechaza la desescalada por provincias y plantea que sea por las áreas sanitarias