El choque más esperado en el peor momento

Unión Deportiva Somozas-Racing Club Ferrol XXIII Trofeo Vila das Pontes de fútbol O Poboado Daniel Alexandre (27-7-2014) TEXTO: Luis Ángel lucha con Iosu Villar por hacerse con la posesión
|

 

No cabe hablar de duelo entre David y Goliat en los prolegómenos del partido de mañana entre Somozas y Racing. De hecho, denominar el derbi de “rivalidad comarcal” es casi caer en el tópico. Y es que ni el conjunto ferrolano es ningún Goliat –cabe recordar que hace solo dos años las dos escuadras se estaban enfrentando en Tercera División– ni hay una abierta animosidad entre estas formaciones, que han “intercambiado” jugadores,  disputado incontables amistosos y cruzado en numerosas ocasiones sus pasos en otros torneos oficiales. Es verdad que el Racing tiene más socios que habitantes residen en la vecina localidad somocense, pero si algo ha demostrado el equipo blanquiverde es que saben desafiar no solo a las estadísticas, sino también a los escépticos –por ejemplo, aquellos que sostenían, tras el ascenso, que no podrían salir a competir en este cuadro–.
Lo que sí es verdad es que los dos esperaban que el encuentro, el primero entre ambos en la Segunda División B, se desarrollase en condiciones más favorables para sus respectivos objetivos a estas alturas de la temporada. Así, las escuadras locales necesitan demasiado sumar los tres puntos en este enfrentamiento como para disfrutarlo como la ocasión de celebración que es para Ferrolterra, que cuenta de nuevo con dos formaciones en el cuadro de bronce estatal.
El Somozas juega el séptimo partido de su historia en la categoría y lo hace ante el Racing de Ferrol en el primer derbi comarcal del año. Solo una victoria –al menos para la tabla– en su haber –conseguida en la primera jornada de liga– no debería ser un lastre, ya que hasta siete formaciones que les preceden están en realidad a tres puntos de diferencia. Pero la mala suerte parece estar acompañando a los de Míchel Alonso en forma de lesiones –la más reciente, la de Antas–, derrotas no tan justas y pagos de “novatadas”. En sus filas, además, hay exracinguistas con ganas de demostrar qué pueden hacer y que, de hecho, ya han vencido a sus excompañeros esta misma temporada –Copa Deputación–.
Enfrente estará un Racing al que podría regresar, al menos por unos minutos, Pablo Rey, pero que sigue sin poder contar todavía con Aspas y del que se va a “caer”, con una fuerte contractura muscular, el centrocampista Iosu Villar. Los verdes tienen seis puntos y solo han perdido dos partidos, pero su casillero de victorias está asimismo estancado en el número uno. Su trayectoria como visitante está siendo aceptable, pero habrá que ver cómo se adapta a un remozado Alcalde Manuel Candocia que les espera, seguro, con una buena entrada  y los brazos abiertos.

El choque más esperado en el peor momento