El Parlament rechaza la sentencia y tacha al Supremo de autoritario

GRAFCAT6713. BARCELONA, 24/10/2019.- Centenares de personas, la mayoría estudiantes, profesores, padres y madres de alumnos se manifiestan en Barcelona convocados por el Sindicat d'Estudiants, en una protesta a la que se han adherido otros sindicat
|

El Parlament aprobó ayer una moción de ERC por la que rechaza la sentencia del 1-O y considera que la tarea del presidente de la Sala del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, y del resto de miembros del tribunal es “más propia de un sistema judicial autoritario” que de uno democrático.

El punto de la moción, que subraya que la actuación fue “más propia de un sistema judicial autoritario que tiene como principal misión garantizar los intereses de una determinada ideología, que de un sistema judicial de una democracia avanzada con el objetivo de garantizar derechos fundamentales de la ciudadanía”, salió adelante en el pleno del Parlamento con los votos a favor de JxCat, ERC y la CUP, la abstención de los comuns y con el rechazo del resto de grupos.

Otro de los puntos de la moción que prosperó es el que rechaza la sentencia por considerarla “injusta, y porque, bajo la apariencia de haber sido dictada en un marco de garantías y de sumisión a la ley, no es más que el resultado de un juicio político y de una causa general contra el independentismo”, que salió adelante con los mismos votos, pero en este caso los comuns votaron a favor.

Con el mismo resultado, el Parlament aprobó que Marchena tuvo una actitud parcial y alerta de que “el proceso está basado en una causa general que no descansa sobre ningún hecho concreto, sino en la impugnación de la actividad legítima de actores políticos y sociales”.

A través de la misma moción, la cámara catalana instar al Govern a exigir al Estado la asunción explícita de que “cualquier resolución al conflicto entre Cataluña y España tiene que pasar por el diálogo y el consentimiento”.

“La estrategia de coacción institucional contra las instituciones catalanas y movimientos políticos y sociales, solo contribuye a cronificar el conflicto”, agrega el punto que salió adelante con los votos a favor de JxCat, ERC y comuns, con la abstención de la CUP y el rechazo del resto de grupos parlamentarios.

También prosperó el apartado por el que el Parlament exige al Estado dejar de trasladar agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado con “el único objetivo de crear un clima de excepción para limitar los derechos fundamentales de manifestación y protesta”, un punto que también respaldaron los cupaires.

Por otra parte, el conseller de Interior, Miquel Buch, anunció ayer que comparecerá en el Parlament para explicar la actuación de los Mossos durante las protestas contra la sentencia condenatoria a los líderes del procés, que derivaron en violentos altercados durante casi una semana.

En respuesta a una interpelación formulada por Cs sobre la actuación de los Mossos durante los disturbios vividos en Cataluña, Buch anunció que comparecerá a petición propia para dar una “completa explicación”.

El Parlament rechaza la sentencia y tacha al Supremo de autoritario