“Estaba moi tranquilo porque dependía de min”

Diario de Ferrol-2015-12-09-040-8368a665
|

 

“Nada nervioso e con moitas posibilidades” al depender de sí mismo arrancó el pasado sábado el pontés –de Saa– Adrián Bouza su participación en un decisivo Slalom Nocturno de Fene. La teórica presión del piloto local estaba, en esta ocasión, “nos meus rivais” –concretamente en el también local Rubén García, segundo clasificado–, manifestó el deportista que, hasta el momento de tomar la salida en el polígono de Vilar do Colo, acumulaba en su palmarés los oros logrados en Rianxo y Moeche y las platas de Silleda y Valga. “A miña filosofía era facelo como sempre, xa que, se ata agora todo saira ben, por que non ía saír tamén así nesta última proba”, añadió un Bouza notablemente satisfecho por su camino en esta temporada.     
Con una trayectoria que se remonta al último lustro –arrancó en esta disciplina en 2010 “de improvisto” junto a su hermano Enrique–, el pontés consiguió quitarse la espina de la pasada campaña, en la que si bien logró el bronce, contó con opciones de colgarse el oro hasta la última carrera. “O ano pasado estivo tamén moi axustado e, aínda que noutra tempada anterior fun segundo, ao final chegou a recompensa”, comentó Bouza, “e estou moi contento”. 

orígenes
Tanto Adrián como Enrique –a la postre octavo en la clasificación final–, entraron en esta disciplina por “unha cuestión práctica, con un coche podiamos correr os dous” e iniciaron su andadura “tutelados “ por la Escudería Meira, una elección fruto de la amistad de Adrián con uno de sus integrantes. “Sempre nos deron moitas facilidades e moito apoio”, comentó Bouza. 
Un soporte que asimismo se transformaba en sesiones de entrenamiento, muy puntuales, en el circuito de A Pastoriza. Y es que, ¿cómo se prepara un piloto de slalom para sus pruebas?. “Adestramento, moi pouco. Axuda seguir o campionato, ir ás probas, pero en cada entrenamento tes que acostumarte de novo ao coche”, señaló el reciente campeón autonómico. 
El piloto pontés tiene claro que continuará el próximo año en esta disciplina –“hai que defender o título porque os que veñen están moi fortes”– y no descarta abrir otras puertas a modalidades como, por ejemplo, el rallysprint. Pero “primeiro temos que ter unha reunión familiar”, comenta entre risas Bouza, “xa que os nosos pais son pilares indispensables para que poidamos facer isto”.  De hecho, su padre, José María Bouza, O Rubio, es uno de sus mayores “promotores”, especialmente en redes sociales, ejerciendo de auténtico jefe de equipo. 
Adrián Bouza, ingeniero mecánico, cierra así un año que él mismo califica de “de sorte”, ya que, además de alcanzar, finalmente, el oro gallego que llevaba pelenado varias temporadas, el de As Pontes consiguió un botín mucho más preciado estos días, un trabajo y, además, “de lo suyo”.

“Estaba moi tranquilo porque dependía de min”