Pedro Duque califica de “intolerables” las amenazas a Rober Bodegas y dice que “el racismo es aberrante”

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque | aec
|

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, indicó ayer que el racismo y las expresiones racistas son aberrantes, pero precisó que el humor debe seguir teniendo su espacio, en relación a la polémica de Rober Bodegas y su monólogo sobre la comunidad gitana.
“Que no se malinterprete: aberrante es el racismo y las expresiones racistas. El humor debe seguir teniendo su espacio. Las amenazas son intolerables”, escribió ayer el ministro en Twitter después de expresar el martes en esta red social que le parecía “aberrante amenazar a cómicos por un par de bromas”.
Duque se refirió así a la polémica suscitada por el espectáculo del cómico Rober Bodegas sobre la comunidad gitana, un monólogo por el que fue denunciado por la Sociedad Gitana Española al considerar que parodia al colectivo con “chistes de tinta racista” y un “lenguaje ofensivo”. La Sociedad Gitana Española criticó que Duque haya hecho unas declaraciones “a todas luces desafortunadas y que no se ajustan de ninguna manera a la lógica de un ministro del siglo XXI”.
Para esta asociación, “no tiene cabida en un gobierno democrático” un ministro “que se posicione del lado de los racistas y no del lado de las víctimas”, por lo que exigió a Duque una rectificación “inmediata” y que condene públicamente “cualquier tipo de comentario de tipo racista y discriminatorio”. 

Mensaje de “sosiego”
Por su parte, El Consejo Estatal del Pueblo Gitano lanzó ayer un mensaje de “sosiego” y “serenidad” mientras los organismos competentes estudian la posibilidad de dar trámite a varias denuncias interpuestas por asociaciones del pueblo gitano contra el humorista. 
En un comunicado, este órgano colegiado interministerial y consultivo, integrado por una veintena de organizaciones del movimiento asociativo gitano, agradece las “incontables muestras de apoyo” al colectivo contra estos hechos que “perpetúan” estereotipos y “vuelven a convertir en felpudo la honorabilidad del pueblo gitano como minoría étnica para hacer reír”. Concretamente, la Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas Fakali presentó este martes una denuncia ante la Fiscalía Provincial de Madrid contra el humorista, al que acusan de “incentivar el odio, el racismo y la discriminación, amparándose en la libertad de expresión” y “con intencionalidad de alimentar los falsos mitos” sobre la comunidad gitana. Las organizaciones del Consejo Estatal del Pueblo Gitano critican que el propio cómico también advirtió de que fue víctima de amenazas de muerte, “sin haber puesto denuncia alguna”.
El Consejo recuerda que hay otros colectivos, como el de las personas con discapacidad o las víctimas de violencia de género, entre otros, que “también sufrieron las mismas provocaciones” por parte de Bodegas, “respaldándose en una libertad de expresión que no supo o no quiso controlar, buscando una notoriedad que sin el apoyo de los medios de comunicación no habría conseguido”.  
Por su parte, el humorista, que insiste en que sus bromas “se dirigían a determinadas costumbres y no a la etnia en sí” y recalcó que respeta a los miembros de esta comunidad. “Ningún tema debe estar vetado para hacer comedia y quedó claro que este tema sí lo está”, escribió Bodegas, que también dio las gracias a quienes le apoyaron, especialmente a sus compañeros de profesión. l

Pedro Duque califica de “intolerables” las amenazas a Rober Bodegas y dice que “el racismo es aberrante”