El Racing allana el camino

rubén conduce la pelota ante la oposición de un rival y en presencia del meta camacho el correo gallego
|

El Racing tiene cada vez menos rivales para ser el campeón del grupo I de Tercera. Ayer se quitó de enmedio uno de los principales, el Compostela, tras derrotarlo en el partido que los enfrentó en San Lázaro. Y, como también distanció más al Celta B, ahora tiene diez puntos de renta sobre el filial celeste y deja ya a 16 a su víctima de ayer a falta solo de otras tantas jornadas para que finalice el campeonato. O sea, que muy mal lo tendrá que hacer para encarar con más opciones la lucha por volver a Segunda B.

El Compostela salió en tromba para poner el marcador a su favor ya desde el primer momento. Es más, su primera oportunidad fue la más clara que tuvo en el primer período, cuando Manu Rodríguez se plantó solo ante el portero Camacho que, sin embargo, rechazó su lanzamiento. De todas maneras, esta fue una fase del partido en la que el cuadro local se encontró más cómodo, sobre todo cuando era capaz de robar la pelota y aprovechar los espacios que encontraba en la defensa rival. Así llegaron un par de acciones de Joselu y también alguna acción a balón parado que, sin embargo, no llegaron a generar un peligro excesivo.

El Racing empezó a sufrir menos cuando disfrutó de más posesión. De hecho, en cuanto el equipo local dio un paso atrás, su rival encontró más espacios para mover la pelota y rondar de manera más amenazante la portería contraria. Esta situación, de todas maneras, no llegó a traducirse en ocasiones demasiado claras para marcar, pero al menos provocó que el cuadro de la capital de Galicia tuviese bastante con defenderse del insistente acoso al que se estaba siendo sometido. Fue eso lo que sucedió con un remate de Pérez tras un golpe franco lateral que Joselu sacó debajo de los palos, una acción que dio paso al tiempo de descanso para refrescar las odeas de ambos.

 

delantera

El tanto marcado por Dani Rodríguez nada más comenzar la segunda parte, al resolver de forma magistral un balón que le llegó en el vértice izquierdo del área rival, dio paso a los mejores momentos del Racing. Fue una fase en la que el equipo ferrolano movió la pelota casi a placer ante un rival que se veía casi desnortado y que esperaba que el tiempo a la espera de tiempos mejores.

Estos llegaron en cuanto el encuentro se empezó a enmarañar y el juego pasó a ser más discontinuo. Ahí, en esa situación de continuas idas y venidas, el Compostela se encontró mucho más cómodo y empezó a rondar el área racinguista en jugadas que, incluso, llevaron la polémica, con el cuadro local reclamó penalti en un par de acciones. El caso es que el partido estaba en una fase en la que tanto podía llegar el tanto del empate como el de la sentencia racinguista a poco que el equipo ferrolano estuviese un poco acertado en las contras que podría crear en las que, sin embargo, echó en falta algo más de tranquilidad.

El Compostela se veía eliminado de la lucha por optar el título, así que redobló sus intentos en los últimos minutos. En ellos pudo conseguir el empate en una jugada en la que el árbitro no señaló unas claras manos en el área verde. Después, un tiro de Manu Rodríguez se estrelló en el poste y otro posterior a cargo de Martín fue salvado por Camacho. Y es que ayer era el día del Racing, cada vez más cerca del título.

El Racing allana el camino