El alcalde afronta su gobierno de ocho ediles y descarta una moción de censura

Los exsocios de gobierno afrontan ya sus nuevos cargos en el ejecutivo y en la oposición jorge meis
|

El Concello de Ferrol comenzó ayer a funcionar con un gobierno de ocho concejales en una corporación de 25. Una situación que está motivada por la ruptura del pacto de gobierno que dejó en minoría a Ferrol en Común pero que ha sumado dos ediles, ahora no adscritas, que pertenecían al grupo socialista.
Pese a la situación el alcalde, Jorge Suárez, afronta la situación con optimismo y asegura que “é posible” mantener un gobierno en estas condiciones, asegurando que “xa se deu anteriormente, a sobrecarga de competencias témola que asumir e aquí viñemos traballar e non a ocupar unha poltrona”.
El regidor también afirmó que la política “é vocacional, porque queres estar e porque así quíxoo a cidadanía a través dunhas eleccións democráticas”. De todos modos, reconoció que el nuevo escenario que se avecina tras la marcha de tres concejales socialistas “é de abrir moito máis o diálogo, a transparencia e ser coherentes co que predicamos no noso programa electoral”.
Por eso, aseguró que se dedicará a “traballar e adicar todo o meu esforzo a esta cidade, e tal vez teña que restrinxir máis e repartir o traballo de representación institucional entre todos os concelleiros”.
El alcalde ha asumido las áreas de Facenda, Novas Tecnoloxías, Patrimonio y Recursos Humanos y los ediles que junto a él integran ahora el gobierno también han visto aumentar sus concejalías. De todos modos, Suárez aseguró que “o reparto de competencias está perfectamente equilibrado” y, de hecho, pone el ejemplo de ciudades como Lugo, donde la alcaldesa también se ocupa de otras áreas. “Hai cidades máis grandes que Ferrol que están nunha situación moi parecida e así en Lugo con 96.000 habitantes tamén está gobernada por oito concelleiros e a alcaldesa, Lara Méndez, ten tamén máis competencias que a propia Alcaldía”, explicó Suárez.

acciones
El regidor recordó que su puesto como alcalde “está lexitimado polos trece votos que así o decidiron na sesión de investidura” y apuntó que “si algún destes decidira cambiar o seu voto para investir á única candidata posible –a voceira do PP, Martina Aneiros– tería que explicar o que é, a día de hoxe, dificilmente explicable”. Suárez afirmó que “eu asumo a democracia, na que están perfectamente reguladadas as nosas leis, para pactos políticos, mocións de censura, para cuestións de confianza, pero a día de hoxe penso que non sería fácil e temos que falar moito máis de programa e deixarnos de loitar por un pedaciño de poder”.
Suárez insistió en que la minoría del gobierno “obríganos a buscar acordos con todos os grupos, non so co PP, senón sobre todo coas forzas que nos respaldaron na investidura, e canta maior unidade maior rexeneración democrática demostraremos e eu manteño aberta a vía do diálogo, tanto cos ánxeles como cos demonios”, indicó en alusión a los términos empleados por el portavoz del BNG, Iván Rivas, que acusó al regidor de “pactar co diaño” –PP–.
El alcalde se prepara ahora para sacar adelante los presupuestos de 2017, asegurando que “en xaneiro imos ter orzamentos aprobados” y recordó que su intención pasar por “vincular a aprobación a unha cuestión de confianza”. Si esta no logra los votos suficientes, “deberíanse agrupar a lo menos trece concelleiros da oposición e firmar unha moción alternativa onde se propoña un candidato e uns orzamentos alternativos”. De no ser así, “os orzamentos quedarían aprobados inicialmente e se abriría unha vía de enmendas”.

El alcalde afronta su gobierno de ocho ediles y descarta una moción de censura