El talento oculto que se esconde en las aulas

Balonmano infantil en el Cruceiro de Canido
|

 La Compañía de María continúa ampliando su oferta deportiva. Si hace un par de campañas se estrenó con un equipo de hockey que permitió recuperar la disciplina en la ciudad, esta temporada el centro educativo cuenta, por primera vez en su historia, con una formación federada de balonmano, que compite en la liga provincial de categoría alevín mixta.
José Antonio Piñeiro dirige esta escuadra, que surgió del interés de un grupo de alumnas de sexto de Primaria tras entrar en contacto con el balonmano durante las clases de educación física que él mismo imparte en el colegio ferrolano. Ellas componen la base de una formación que cuenta también con algunos alumnos de ESO y con un cada vez más numeroso número de jugadores benjamines.
De hecho, poder contar en un futuro no muy lejano con otro equipo de este último grupo de edad es una de las grandes aspiraciones que maneja para dar continuidad a este proyecto en el que los alumnos del centro son protagonistas, pero que también cuenta con otros llegados del Cruceiro de Canido, donde tienen su base de entrenamientos.
Piñeiro, con una dilatada experiencia tanto en el mundo del balonmano –fue cofundador del Balonmano Ferrolterra–, tanto como jugador como entrenador, así como del tenis de mesa, ve gran potencial en su formación y, en general, en el deporte escolar que tan bien conoce. “Es un filón, pero se trabaja mal, falta captación”, advierte, reclamando más atención de los clubes, “porque, lo que es talento, sobra”.
Por ahora, deben disputar sus partidos de minibalonmano –se juegan en régimen de concentración– fuera de su cancha, que no cuenta con los requisitos necesarios, pero si esta propuesta deportiva cala tratarían de disputar sus partidos de Copa –ya de balonamno 7– en Canido, como un reclamo para captar la atención de más jugadores. “Es una pena que la comarca, que fue una potencia en balonmano, no cuente ahora en Ferrol con equipos de base”, lamenta, a la vez que enumera las virtudes de una disciplina completa que permite desarrollar diversas vertientes físicas, así como fomentar el compañerismo y el trabajo en equipo.

El talento oculto que se esconde en las aulas