Las lluvias, el granizo y el fuerte oleaje protagonizaron un inestable domingo

|

Fuertes rachas de viento, oleaje en la costa, lluvias persistentes y granizadas de consideracióm acompañados de truenos protagonizaron la jornada dominical de ayer, pese a lo cual las incidencias no revistieron gravedad en la mayoría de los concellos de la comarca.
La Policía Local realizó a lo largo del día salidas en sus municipios correspondientes, principalmente con motivo preventivo. La caída de árboles o ramas en caminos y carreteras o encima de algunas bodegas motivaron las llamada vecinales. También se desplazaron, especialmente en el término municipal de Narón, a retirar chapas en tejados en obras, canalones que colgaban en algunos edificios o árboles en la zona rural. Lo mismo sucedió en Pontedeume, con la caída de ramas e incluso de algún poste eléctrico.
Las incesantes lluvias no hicieron mejorar tampoco la situación en el barrio de Caranza, en Ferrol, donde desde hace unos días se ha acrecentado el problema de alcantarillado que hacía desbordar aguas residuales. Si bien parecía que el pasado sábado el problema quedaría resuelto, ayer tuvieron que regresar los camiones de Emafesa para continuar el trabajo.
Pero donde las inundaciones continúan siendo más llamativas es en concellos como San Sadurniño, Neda o Narón, donde el desbordamiento de ríos como el Xuvia o el Belelle han anegado campos y accesos próximos a los lechos fluviales.
Protección Civil continuaba ayer en la zona de Pedroso como medida preventiva, ya que se cortaron al tráfico zonas como el puente detrás del molino grande, en el lugar de Chao, la vía que transcurre por la orilla fluvial desde el molino grande hasta Prados, y el acceso al área recreativa de Pedroso, que ha quedado totalmente cubierta por el agua.
También en Neda, continúan las crecidas de los ríos y la situación sigue siendo de alerta.
El agua de los últimos días ha provocado en San Sadurniño un corrimiento de tierras en la parroquia de Igrexiafeita. Casi 2.000 metros cuadrados de monte replantado como eucaliptal fue a parar al río, dañando la cimentación de la carretera que une A Ribeira y A Fervenza. Aunque el vial no está cortado, desde el Concello se aconseja extremar las precauciones al pasar por la zona situada justo debajo del lugar del Couce.
Los desbordamientos del Río Grande de Xuvia han inundado zonas como Bardaos o Agra. Las fuertes lluvias hicieron también que cayesen a la AG-64 en el lugar de Carazo restos de cortes de madera de los montes que convirtieron el vial en un lodazal.
El fuerte oleaje afectó ayer a la mar en las zonas costeras, donde se declaró desde primeras horas de la tarde la alerta roja. Sin embargo, también zonas tan interiores como As Pontes se vieron afectadas por el oleaje, en este caso, del lago artificial.
En las carreteras la conducción se hizo difícil por las fuertes caídas de granizo que cubrieron el asfalto haciendo resbalar a los vehículos e incluso empezaron a aparecer en las zonas más interiores placas de hielo en el firme, de las que alertó el 112.
Las incidencias, sin embargo, no fueron de gravedad aunque hubo varias pequeñas salidas de vía. El hielo y el granizo afectó, sobre todo, a viales como la AC-151 en el municipio de Monfero y la AC 101 en As Pontes, donde pese a las bajas temperaturas la nieve todavía no ha hecho acto de presencia, aunque el granizo sí cuajo.
Las previsiones para la jornada de hoy parecen ser similares, pero en Ferrol se esperan menos lluvias. Eso sí, las temperaturas bajarán, dejando sensaciones térmicas en algunos municipios por debajo de los cero grados.

Las lluvias, el granizo y el fuerte oleaje protagonizaron un inestable domingo