Sánchez da la portavocía a Ábalos y diseña una ejecutiva sin barones

Adriana Lastra, Pedro Sánchez y José Luis Ábalos llegan a la sede del PSOE en Ferraz | jp Gandul (efe)
|

El líder electo del PSOE, Pedro Sánchez, nombró al valenciano José Luis Ábalos, uno de los “diputados del no” y hombre de su máxima confianza en los últimos meses, portavoz provisional en el Congreso, mientras piensa una “nueva estructura” de ejecutiva en la que no habrá barones.

La elección de Ábalos, que sustituirá al dimitido Antonio Hernando durante las tres semanas que quedan para el 39 Congreso Federal, refleja que Sánchez gozó de total libertad para su nombramiento y que para ello contó con la disposición de la gestora.

Su pertenencia a la dirección del grupo parlamentario –era uno de los cinco secretarios adjuntos al secretario general, Miguel Ángel Heredia– pesó en la designación de Ábalos, cuyo papel para la victoria de Sánchez en las primarias ha sido clave.

Reunión en Ferraz

Acompañado de Ábalos y de la que fue portavoz de su candidatura, la asturiana Adriana Lastra, Sánchez acudió ayer a Ferraz a instalarse en su despacho de la cuarta planta, que nadie de la gestora llegó a usar desde que él lo desalojó el pasado octubre.

Tras una breve reunión con los trabajadores de la casa, el líder socialista mantuvo una conversación informal con periodistas, en la que explicó que prepara una “nueva estructura” de ejecutiva federal en la que tiene claro que no formará parte ningún secretario general territorial, como figura en el modelo de partido que los militantes avalaron en las primarias y que él está dispuesto a llevar “hasta el final”.

En la dirección del PSOE que Sánchez eligió en su primer mandato, casi todos los líderes territoriales formaban parte ella, aunque la mayoría como vocales, no con área de responsabilidad.

Criterios de nombramiento

Sánchez quiere también que los criterios de nombramiento de la nueva dirección sean “de valía, no territoriales”, y que las personas que estén sean “referentes de cada ámbito sectorial”.

Aseguró que no tiene aún nombres en la cabeza y que “lo importante es la estructura de la ejecutiva”. Su intención es “reforzar las áreas y la coordinación de determinadas secretarías”, dijo.

Sánchez da la portavocía a Ábalos y diseña una ejecutiva sin barones