El Concello aprovechará la demolición de la calle San Miguel para sustituir la cubierta podrida del mercado

Mercado de Pontedeume
|

El Concello de Pontedeume aprovechará el plazo de ejecución de dos meses de las obras de demolición de la calle San Miguel, intervención incluida dentro de la rehabilitación del mercado municipal, para llevar a cabo los trabajos de sustitución de la cubierta del edificio principal cuyas vigas de madera están podridas solo tres años después de su sustitución.
Los daños fueron detectados por la empresa encargada de la rehabilitación del inmueble al comprobar que una de ellas estaba rota. El Concello encargó de forma urgente un estudio para determinar el alcance de los daños que concluyó que afectaban a la totalidad de la estructura y que fueron causados por un alto porcentaje de humedad en la madera. “A madeira instalada hai menos de tres anos atopábase en mal estado cuns niveis de humidade que rondan o 40% cando os valores normais oscilan entre un 10 e un 14% non podendo superar en ningún caso o 20%”, indicaba ayer el alcalde.
El gobierno local trasladó la situación a la empresa constructora que a la vez dio parte al seguro para que se hiciera cargo de los gastos. “Dende o concello estase a facer e farase todo o que sexa necesario para que estes feitos afecten o mínimo posible tanto á execución, como aos prazos das obras de rehabilitación do Mercado Municipal. Incluso se se dera a posibilidade de que a empresa que construíu a cuberta se negara a asumir os custos da súa reparación, o Concello asumiría eses gastos reclamándollos posteriormente en vía xudicial”, indicó el regidor.
La intención del ejecutivo local es que esta situación afecte lo menos posible a los plazos de ejecución del proyecto por lo que aprovechará la demolición de la calle San Miguel que arrancará la próxima semana –las condiciones meteorológicas impidieron que lo hiciera esta– para acometer de forma paralela la sustitución de la cubierta. n

El Concello aprovechará la demolición de la calle San Miguel para sustituir la cubierta podrida del mercado