El comité pide a los operarios de Turbinas “no colaborar” en la construcción de las cajas reductoras

Protesta de los profesionales del naval del pasado día 28 | d. alexandre
|

El conflicto laboral en los astilleros de Ferrol continúa en aumento ante la perspectiva de falta de carga de trabajo hasta el inicio de las F-110 y la parálisis en el proceso de nuevas incorporaciones. Ayer mismo, el comité de empresa de Navantia Ferrol pidió a los trabajadores de Turbinas “no colaborar” en el desarrollo de las cajas reductoras para las corbetas saudíes que en la actualidad se están construyendo en las instalaciones de la Bahía de Cádiz.


Por medio de un comunicado, el organismo justificó la petición alegando que “a falla de definir un Plan Industrial que garanta os investimentos precisos” en las instalaciones, así como la renovación de la plantilla, se quiere llevar a cabo esta acción de protesta para tratar de hacer que la dirección “reflexione” sobre su postura en el conflicto.


Críticas a la presidenta

Por otra parte, el sindicato MAS emitió un comunicado afeando que la nueva presidenta de Navantia, Belén Gualda, optase por reunirse con el comité de empresa de forma telemática en lugar de visitar en persona las instalaciones –como, aseguran, sí hizo en Cartagena–.


La central censuró que la compañía únicamente vaya a realizar inversiones en el taller de sub-bloques, asegurando que no se va a desarrollar “nada” del resto de infraestructuras contempladas en el Plan Estratégico. Además, afirma que Gualda apuntó que “no teníamos derecho a quejarnos” dado que en las instalaciones de Ferrol se acometerá “el proyecto más ambicioso de Navantia” y la digitalización de la compañía. Del mismo modo, MAS criticó que, al trasladar a la presidenta su preocupación por el estado de las incorporaciones, esta aseguró que pondría“todo su empeño” en solucionar la problemática, algo que el sindicato considera insuficiente.


Apoyo del PP a la protesta

Por último, el anuncio el pasado jueves por parte del Partido Popular de Galicia de que apoyaría la huelga comarcal y la protesta del próximo 10 de marzo no ha resultado del agrado de los sindicatos convocantes, afeando a la formación su parte de responsabilidad en la situación.


Por medio de una nota de prensa, CCOO, CIG y UGT censuraron que “a situación de desmantelamento industrial” y de “perda de poboación” es algo que viene de “décadas atrás, con responsabilidade tanto do Goberno central como da Xunta”. Las centrales afearon que “o PP de Galiza é incapaz ou non quere comprometerse no deseño dun futuro para as nosas comarcas”, acusándole de “votar a culpa aos demais” y calificando el apoyo de “incongruencia”.


En este sentido, los sindicatos aseguraron que el gobierno gallego “é o responsable da política industrial” y que, en el caso de Ferrolterra, “non exerceu como tal”. A modo de ejemplo, las centrales criticaron la negativa de los populares a apoyar iniciativas como la entrada de la Xunta en el consejo de administración de Navantia o “a súa postura en contra” de la creación de un centro tecnológico de la energía en As Pontes. 

El comité pide a los operarios de Turbinas “no colaborar” en la construcción de las cajas reductoras