De Salseiro a Celeiro, un año al cuidado de lobos marinos en la UCI de la SGHN de Ferrol

Diario de Ferrol-2015-01-13-004-df874f0f
|

Fisterra y Celeiro dan nombre a los dos lobos marinos que alberga actualmente la UCI de mamíferos marinos de la Sociedade Galega de Historia Natural. El primero de ellos sirvió para cerrar la temporada de 2014, ya que llegó a las instalaciones en diciembre y todavía se encuentra en recuperación. El segundo, Celeiro, es un nuevo inquilino, pero ha tenido más suerte que su compañero y, como explica el responsable del área de mamíferos marinos, Juan Ignacio Díaz da Silva, probablemente pueda abandonar las instalaciones de Ferrol y volver al mar en muy poco tiempo, mientra que Fisterra, que se encuentra en la última fase de recuperación, ejercitándose en la piscina, todavía se quedará algún tiempo más en la ciudad.
Celeiro llegó a la entidad como regalo de Reyes, con heridas a lo largo del cuerpo y un labio partido, ocasionado seguramente por un palangre. Se trata de una foca gris grande, comparado con su compañera de habitáculo a la que le sacaba 11 kilogramos en el momento de ingreso, casi el doble. Por este motivo y al tratarse de un animal potente se toman desde la UCI las precauciones necesarias, tanto para garantizar la seguridad de las personas como de la rehabilitación de los animales.

balance
Como ocurrió con la foca hallada en Celeiro, el pasado año enero comenzó también con la llegada de varias focas a las costas gallegas. La primera que se recogió en 2014 no consiguió salir adelante y falleció al cuarto día del tratamiento para su recuperación. Poco después llegó Salseiro, un lobo marino  recogido en Caión más o menos en las mismas fechas que la primera llegada de este año.
Pero a lo largo de 2014, la UCI  ferrolana tuvo otros inquilinos. Así, además de focas, las tortugas ocuparon mucho tiempo y trabajo de los cuidadores de este centro que se encuentra en el edificio de la SGHN.
El nombre de Rostro es un ejemplo de que la UCI puede sacar adelante a animales como esta tortuga caretta caretta que permaneció nada menos que ocho meses en cuidados intensivos, antes de ser trasladada, el pasado mes de noviembre, al acuario de O Grove para concluir su recuperación.
Rostro, aparecida en la playa de Fisterra, padecía estrangulamiento de las aletas a causa de mallas a la deriva, una línea de tanza casi le secciona una aleta y la otra estaba también dañada. No llegaba a los 30 centímetros de longitud y apenas kilo y medio de peso. Cuando partió superaba ya los tres kilos y había crecido cinco centímetros.
Antes de Rostro llegó Balarés, pero sus lamentables condiciones impidieron su recuperación, pese a los esfuerzos de los profesionales del centro.
Ahora, con la foca gris Celeiro comienza un nuevo año de trabajo en la Unidad de Cuidados Intensivos y el “lobeiro” ferrolano –en las instalaciones de la SGH–.
 La UCI funciona en el marco del proyecto de recuperación de lobos y tortugas marinas dirigido por la Dirección Xeral de Conservación da Natureza da Comunidade y la sección de mamíferos marinos colabora en este proyecto bajo la coordinación y supervisión de la Cemma.

De Salseiro a Celeiro, un año al cuidado de lobos marinos en la UCI de la SGHN de Ferrol