El Gobierno está pendiente de cuatro investigaciones sobre la muerte de Diego Bello en Filipinas

Familiares y amigos crearon la plataforma “Justicia para Diego” | patricia g. fraga
|

El Gobierno de Pedro Sánchez permanece a la espera del resultado de las cuatro investigaciones que hay en marcha en Filipinas sobre la muerte del coruñés Diego Bello en el país el pasado mes de enero. Así lo señala el Ejecutivo en respuesta a una pregunta presentada por el diputado del BNG en el Congreso, Néstor Rego, sobre el posible asesinato del joven a manos de la policía del país asiático. 

Las investigaciones, según comunicó ayer el Bloque a través de un comunicado de prensa, las está realizando la división de asuntos internos de la Policía filipina y otros tres órganos del país asiático, el Ministerio del Interior, el Oficina Nacional de Investigación y la Comisión de Derechos Humanos, esta última, la única independiente del presidente Rodrigo Duterte.

El Gobierno asegura en su respuesta a Rego que ya en enero el embajador español en Filipinas se reunió con el secretario de Interior filipino –lo que sería un ministro en la organización española– y le exigió una investigación para esclarecer lo acontecido. 

Además, mantuvo un encuentro con el responsable de Justicia para solicitarle que la Oficina Nacional de Investigación iniciara las pesquisas sobre la presunta operación contra el tráfico de drogas en la que perdió la vida Diego Bello a manos de los agentes. 

El Gobierno también asegura que la Embajada está en permanente contacto con la Comisión de Derechos Humanos de Filipinas, un organismo independiente del Gobierno y que tiene el mandato de realizar investigaciones sobre violaciones de derechos humanos. Este ente pudo entrevistarse con el equipo médico que certificó la muerte del joven coruñés, miembros del distrito municipal y la Policía, que abatió a Diego Bello. 

Resultados
De este modo, el Ejecutivo de Pedro Sánchez señala que en la actualidad hay cuatro investigaciones puestas en marcha en Filipinas y que el Gobierno español permanece a la espera de los resultados de estas.

Para el BNG no hay duda de que la muerte de Diego Bello “constitúe un asasinato. Ficou ben claro desde o momento en que a policía filipina, autora material do crime, non achegou ningunha proba que acreditase o suposto envolvemento do mozo coruñés en actividades relacionadadas co narcotráfico”, señala la formación.

Además, el Bloque señala a las autopsias realizadas al cuerpo de Diego Bello –una de ellas en Manila y la otra en Madrid–, que evidenciaron que no había rastros de pólvora en las manos del joven coruñés, lo que “desmonta a tese policial de que a morte se producira no contexto dun tiroteo. Alén diso, o informe toxicolóxico puña de manifesto que Diego non consumía estupefacientes. Era unha persoa sá e deportista, como ben saben os seus familiares e amizades”, recuerdan desde el partido. Precisamente, sus allegados crearon la plataforma “Justicia para Diego” que realizó diversos actos en los que tuvieron el apoyo de los ciudadanos coruñeses.

El Gobierno está pendiente de cuatro investigaciones sobre la muerte de Diego Bello en Filipinas