Una despedida con frialdad

Miguel Ángel Tena e Isidro Silveira Rey, camino dela reunión que mantuvieron jorge meis
|



Una reunión de cerca de hora y media puso fin definitivamente a la relación entre Racing y Miguel Ángel Tena. Ambas partes se sentaron en las oficinas de A Malata –el club estuvo representado por el consejero delegado de la entidad, Isidro Silveira Rey, y el director deportivo, Juancar Fernández– para analizar lo que ha sido una campaña que parecía señalada para lograr el ascenso a Segunda. Sin embargo, al final terminó con la decepción que supuso, primero, perder en la última jornada de la liga regular el liderato del grupo I que ostentaba desde la séptima y, después, la eliminación frente al Cádiz en la primera ronda de la promoción.
Después de anunciar el pasado domingo su salida del club ferrolano, el técnico Miguel Ángel Tene desveló ayer que era una decisión que tenía tomada desde hace varias semanas, tanto si el Racing subía a Segunda como si no. El preparador expuso la falta de comunicación entre ambos lados como una de las razones de su marcha después de que el presidente, Isidro Silveira, dejase por enfermedad de estar en primera línea. “El club no se ha sentado conmigo para hablar de lo que puede ser el club en el futuro. Y ahí se acabó mi ciclo”, explicó el preparador castellonense.
Aunque Tena quiso agradecer a Isidro Silveira Rey la claridad que siempre ha tenido cuando ha hablado con él, también apuntó las diferencias con su progenitor. “Isidro padre era una persona a la que le gustaba estar aquí todos los días. ‘Chino’, en cambio, es un empresario, que tiene que atender a lo suyo y que no tiene tiempo para venir aquí tan a menudo. Por eso la relación ha sido muy fría. Ni buena ni mala, sino fría, porque por momentos me ha faltado ese apoyo de sentarse conmigo y valorar el futuro de algunos jugadores, de proyectos venideros”, aseguró el técnico.

decepción
Tena explicó también que no poder ascender con el Racing a Segunda, ni la pasada temporada como jugador ni esta como entrenador, supone “una espinita que me llevo clavada”. De hecho cree que “el equipo merecía más premio por el gran compromiso de los jugadores, a los que no me queda más que darles las gracias por la gran temporada que han hecho”. En este sentido explicó que los problemas físicos de las últimas semanas se convirtieron en el principal motivo de que el cuadro verde llegase a la fase de ascenso en unas condiciones no demasiado positivas.
A pesar de todo ello, el preparador no se va descontento de su trabajo en el equipo ferrolano. Al contrario destaca que “cuando oyes comentarios de jugadores, a aficionados dándote las gracias... Eso es un reconocimiento de que has hecho un buen trabajo a lo largo de la temporada”. El preparador recordó que “cuando llegué dije que iba intentar dejarlo todo por el Racing, con la ilusión de que, con trabajo, se podía sacar mucho rendimiento tanto a los jugadores que estaban como a los que íbamos a fichar. Y a lo largo de la temporada el equipo ha transmitido muy buenas sensaciones, a pesar de las lesiones de las últimas semanas”.
Ahora, de cara al futuro, Tena explicó que su primera intención es descansar y desconectar tras la que ha sido una larga temporada. “Y, a partir de ahí, esperar posibles destinos para iniciar un proyecto nuevo. Es la ley del fútbol”, señaló sin descartar la posibilidad, en un futuro, de volver al Racing para alcanzar metas mayores de las que se han conseguido esta temporada.

Una despedida con frialdad