Las obras y reformas se multiplican en verano

Las actuaciones en las fachadas se ven favorecidas por el buen tiempo y aumenta el número de solicitudes de obras con respecto a años anteriores j.meis
|

El julio más seco de los últimos tiempos ha facilitado que los propietarios de inmuebles en Ferrol hayan optado por acometer estos meses las reformas necesarias en sus edificios.
Los andamiajes irrumpen en el paisaje urbano para dejar de manifiesto la proliferación de obras, aunque muchas de las que se ejecutan son reformas interiores que no se reflejan en fachadas o tejados. El aumento de intervenciones en este último año queda de manifiesto en un dato objetivo, el del número de solicitudes de andamios.
Así, como confirma la responsable de las políticas urbanísticas del Concello, la edil María Fernández Lemos, a estas alturas de año ya se han solicitado un total de 111 permisos para colocación de estas plataformas en inmuebles del municipio, una cifra muy superior a la que a 2 de agosto se contabilizaba el año pasado en las oficinas municipales, que era de 75 solicitudes.
La concejala de Urbanismo coincide en señalar que hay un repunte de actuaciones, motivadas no solo por el tiempo seco que hace que en verano sean más visibles las intervenciones, sino porque también han coincidido otros factores como las ayudas para obras de rehabilitación, la puesta en marcha de la Inspección Técnica de Edificios –que ha llevado implícitas en muchos casos obras asociadas a la mejora de los inmuebles–, y los controles del propio Concello para mantener la salubridad y ornato público, con la remisión de órdenes de ejecución y mantenimiento en edificios que suponían peligro de derrumbe y que están siendo realizadas.
En este sentido, desde el área de Urbanismo se recuerda que se han concedido un total de 127 solicitudes de ayudas de rehabilitación en el marco de las Áreas de Rehabilitación Integral, que, aunque no todas afectan al exterior, sí influyen en el aumento de obras en los inmuebles de los cascos históricos de la ciudad.
Donde los andamios también hacen acto de presencia en verano es en los colegios. Más de una quincena de centros educativos de la ciudad han abierto sus puertas estos meses más allá de la actividad lectiva. Cambian la docencia por la construcción para acometer reformas –en este caso, a cargo de la administración autonómica– aprovechando el buen tiempo y la ausencia de actividad escolar. De hecho, todo debe estar listo para que el próximo mes ventanas, humedades, patios, baños o cubiertas estén reparadas.
Aunque el área de Obras del Concello también se pone las pilas en verano para mejoras de viales con aglomerado, no son estos meses especialmente productivos para la obra pública municipal. De hecho, como explica la concejala de Urbanismo, aunque se intentan programar actuaciones para la época seca, los procedimientos administrativos no entienden de tiempo meteorológico. Así, las obras se ejecutan cuando los procedimientos están listos.

Las obras y reformas se multiplican en verano