El Somozas no tuvo problemas para derrotar a domicilio a un rival inferior

|



El Somozas hizo valer su categoría parar derrotar con solvencia al Val do Ulla tras un partido en el que se sobrepuso al intenso calor que se registró ayer, al hecho de jugar en un terreno de juego de hierba artificial, pero con mucho caucho, y a las reducidas dimensiones del mismo. El cuadro verdiblanco generó muchas ocasiones como para que el resultado fuese más amplio, pero la falta de más eficacia en el remate hizo que al marcador solo subiesen un par de tantos.
El primero, que fue anotado por Arkaitz antes de llegar a los diez minutos de juego, allanó el camino para la formación entrenada por Stili. Fue una jugada combinativa del ataque del Somozas que dejó solo ante la portería rival al delantero visitante para que marcase el primer tanto del enfrentamiento de ayer.

continuidad
El hecho de estar en ventaja en el marcado, sin embargo, no hizo que el Somozas se echara atrás en busca de defender la ventaja que había conseguido. Al revés, el cuadro verdiblanco continuó dominando la situación y generando ocasiones que, sin embargo, unas veces por falta de puntería de sus delanteros y otra por las buenas intervenciones realizadas por el portero local, no llegaron a convertirse en goles que tranquilizasen más la situación.
Fue en los primeros minutos del segundo período cuando el Somozas, a través de un lanzamiento lejano de Amaro que se fue a la escuadra de la portería loca, conseguiría el tanto que sería el que acabase de definir el resultado. A partir de ahí, la escuadra verdiblanca controló la situación y su rival solo apretó en el tramo final del encuentro. Ahí fue capaz de generar su mejor ocasión de gol con un lanzamiento que, sin embargo, fue al palo.
El Somozas se cuela, de esta manera, en los cuartos de final del torneo provincial, ronda en la que se enfrentará al Compostela –de nuevo como visitante–. Será una buena piedra de toque para ver el nivel en el que se encuentra el cuadro verdiblanco.

El Somozas no tuvo problemas para derrotar a domicilio a un rival inferior