Las grietas de la EDAR se taparon sin éxito antes de la entrada de Emafesa

EDAR Prioriño visita Suarez AEOPAS
|

Las grietas y fisuras en la EDAR eran conocidas antes de que pasase a manos municipales y a las de la empresa mixta de aguas en   el año 2014. Con anterioridad se habían ya hecho reparaciones en la planta, según consta en el informe elaborado por la empresa Applus para analizar los daños y las propuestas de actuación. Hay dos tipos de arreglos, los realizados por Emafesa para solucionar algunas filtraciones y otros que se aplicaron sobre las fisuras siguiendo su trayectoria por la cara vista de los muros, en el interior de los decantadores y canales y en algunas caras de los depósitos de tratamiento biológico. Se trata de un “tratamiento superficial impermeabilizante” que “no ha resultado totalmente efectivo, pues se producen filtraciones en las zonas tratadas”, dice el informe. “Y además muestran deficiencias que consideramos están relacionadas con la aplicación incorrecta”, añade. “Por parte de Emafesa se nos informa que no fueron aplicados por dicha empresa sino que son anteriores”.
Emafesa (la parte privada, Urbaser-Socamex) aplicó sistemas diferenciados para el tratamiento de las grietas en la solera, en las juntas de esta pieza horizontal con los muros y para la impermeabilización. Se hicieron en dos depósitos de fangos, en el canal de agua decantada hacia los filtros biológicos, en el canal desarenador y en la arqueta de salida de esta zona. “Estas actuaciones muestran ser efectivas en lo que hemos observado de esas zonas tratadas”, dice el informe de Applus que servirá de guía a las tres administraciones implicadas para previsiblemente reclamar a la empresa constructora, Acciona. El documento recomienda que se continúe con estas mismas soluciones en las zonas en las que pueda haber incompatibilidad si se utilizasen otros materiales. Es lo que pasa con los tanques de fangos y en parte de los canales. Sin embargo, para zonas independientes en los que no haya ese riesgo se propone otro sistema alternativo que incluye morteros específicos para la reparación del hormigón y masillas para el sellado de juntas con componentes especialmente resistentes a las aguas residuales. 
La “solución definitiva” a la EDAR debía haberse dado en la fase de construcción, con un tratamiento integral que recubriese los elementos ya afectados por las grietas que se produjeron “por deficiencias de ejecución” y las fisuras debidas “a retracción del hormigón”. Pasados varios años desde entonces esta opción resulta inviable y se proponen “soluciones específicas aplicables directamente en el punto donde se manifiestan las filtraciones”. Esto hace que en lugares como los depósitos de tratamiento biológico, que no se pueden tratar en su interior porque ya tienen material, sea especialmente difícil la reparación y no se asegure al 100%.
El detalle de los métodos a seguir especifica incluso lo que se debe hacer con las claraboyas de la sala de caudalímetros. También en las juntas de estas ventanas se producen fugas.

Las grietas de la EDAR se taparon sin éxito antes de la entrada de Emafesa