Flores y anillos siguen enamorando en San Valentín

JAR luce estos días algunas joyas especiales para San Valentín d.a.
|

Superada la cuesta de enero y con la resaca de las rebajas, muchos negocios han afrontado estos días una nueva minicampaña con la celebración de San Valentín. Las asociaciones de comerciantes calculan que cada comprador gastará entre 50 y 60 euros en regalos, unas cifras muy similares al pasado año.
Las flores son un clásico de San Valentín y siguen siendo el regalo estrella. Ñaco García y Cristina Taboada, de la floristería Pradovello, en Canido, afrontan su primer 14 de febrero al frente del negocio. Los tradicionales ramos de rosas han dado pasado a un sinfín de innovadoras combinaciones: tulipanes, liliums o verónicas toman este año el protagonismo en unas creaciones silvestres y naturales que tienen entre los jóvenes su público predilecto.
Y al igual que el género, también ha cambiado su modo de presentación. El tradicional bouquet con papel de celofán es cosa del pasado y la cestería de ratán o las macetas tipo vintage son ahora las elegidas. “A mayores, siempre piden una placa metálica o de madera, acorde con el conjunto, para incluir algún mensaje de amor”, explican desde Pradovello. El gasto medio, aseguran, rondará los 40 euros, “aunque se ha vendido algún centro de 150 o 200 euros”.
También continúa presente la tradición entre algunos viudos y viudas de llevar algún ramo, especialmente de crisantemos, a la tumba de la esposa o del esposo fallecido.
El otro gran clásico que no pasa de moda son las joyas. Da igual que sea entre jóvenes que están comenzando su primera relación o entre matrimonios adultos, “con un brillante, un anillo o un reloj nunca te equivocas”, comenta Ana Fernández, de la joyería Jenaro.
Aunque en este terreno, apunta Julia Fernández, de joyería JAR, “son más bien los hombres los que regalan joyas a las mujeres”. “Quizá es la época del año en la que más se ve a hombres comprando solos”, explica David Salido, de Joya 36.
El brillante, bien en anillo o en colgante, sigue siendo el producto más demandado y estiman que aquellos que se han decantado por una de estas relucientes muestras de amor gastarán entre 100 y 200 euros. Y aunque el repunte se hace notar estos días, la mayoría de joyeros coinciden en que “ya no es lo que era antes”.

libros entre los jóvenes
Desde hace unos años un nuevo artículo ha irrumpido en esta celebración casi monopolizada por las flores y las joyas: los libros.
Alberto Justo, gerente de la Central Librera de la calle Dolores, comenta que se han convertido en un regalo muy común entre los jóvenes que quieren salirse de los tradicionales presentes de la fecha. Y la variedad es amplia. “Hay quien regala un poemario de amor, ficción romántica o incluso novela erótica”, como una forma de hacer un guiño al lado más carnal de San Valentín, en el que “los más atrevidos” apuestan por regalar el clásico kamasutra ilustrado. “Hemos vendido unos cuantos esta semana”.
El precio del regalo de un libro ronda los 20 o 30 euros, aunque existe, por ejemplo, un kit para enamorados muy económico y especial para estas fechas “que consiste en una cajita decorada que contiene un poema volado, un suspiro encapsulado, un pin de gravedad cero, y aire afrodisiaco”. Y es que ya se sabe que cuando uno está enamorado, suele andar en las nubes.

Flores y anillos siguen enamorando en San Valentín