La plantilla de Navantia insiste en que el contrato del BAM es “insuficiente”

Manifestación Navantia hasta Hacienda
|

Cerca de 2.000 trabajadores de la plantilla principal de Navantia Ferrol y apenas unas decenas de los empleados de la industria auxiliar que todavía tienen ocupación en la factoría local volvieron a salir a la calle para exigir la puesta en marcha del programa del flotel, concreción en los plazos de construcción del BAM y un horizonte de carga de trabajo estable para el astillero.
La movilización, que ya estaba prevista antes de que el pasado miércoles se anunciase en Compostela la fabricación de un Buque de Acción Marítima (BAM) para la Armada española en la ría de Ferrol, discurrió desde la puerta principal del astillero por la avenida de Esteiro hasta la sede de la delegación de Hacienda, en Telleiras, donde se montó una maqueta de un LHD –del tipo “Juan Carlos I” o los australianos “Canberra” y “Adelaide”– que posteriormente se colocó en una de las medianas de la zona con el objetivo de llamar la atención sobre la necesidad de que se concreten pedidos de mayor magnitud que un flotel o un BAM, que apenas ocuparían a medio millar de personas de un plantel de unas 2.300.
El portavoz del comité, Ignacio Naveiras, insistió en la asamblea que previamente a la marcha se celebró en la entrada del astillero en los mismos argumentos que esgrimió en la valoración tras el anuncio efectuado en la capital de Galicia por el presidente de la SEPI, Ramón Aguirre; el de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el alcalde de Ferrol, José Manuel Rey. “Estamos afeitos a anuncios nas vésperas das campañas electorais e novamente acertamos, tanto na forma en que se fixo como na inconcreción coa que se fixo”, dijo.
Naveiras aseguró que los trabajadores de Navantia saludan “positivamente” el anuncio, pero siempre, añadió, que “sexa inmediato e se simultanee co inicio do flotel”, previsto para la primera quincena de junio. Además, incidió en que están obligados a reclamar los “compromisos pendentes” y, en ese sentido, recordó que hay “cuestións importantísimas que todavía dependen da acción política, tanto no interno –acción comercial de Navantia: offshore marino, quinto gaseiro, etc.– como no público, nomeadamente o veto, que necesariamente ten que rematar o 31 de decembro deste ano, algo no que o Partido Popular se está a agochar”. Además, destacó la importancia de que el PP se despoje de ese “parapeto de Bruxelas” para poner en marcha la construcción de “unha ferramenta fundamental para o naval da ría como é o dique flotante”.
El portavoz del comité de empresa se refirió de nuevo a las formas y el momento del anuncio, que recuerda, dijo, al de la campaña de las últimas autonómicas, en 2012. “Este artificio electoral, aínda que suma, non está nos niveis de emprego que manexan nin a Xunta nin o Goberno”, señaló Naveiras, que criticó que ambas instituciones “volvan duplicar a ocupación”. “Non é”, recalcó, “a solución do sector naval” y animó a “seguir loitando” porque de ese modo “fomos capaces de conquerir en sete meses dous acordos políticos cos que ninguén contaba”. Uno de ellos, el flotel, con un gobierno extranjero, lo que, a juicio del comité, “demostra que cando queren, os gobernantes desprázanse onde fai falla”; el otro, el BAM para la Armada, de la que dijo, “non se decatou ata antonte de que precisaba dous buques para afortalar ou renovar a flota”.
Ambos anuncios ponen de manifiesto, según Naveiras, que el Partido Popular, “prioriza os seus intereses partidistas sobre os das persoas que estiveron sufrindo ata día de hoxe e que continuarán facéndoo mentres non se alcancen os niveis aceptables de emprego”. Por esto, el comité calificó de “vergoñento” el momento del anuncio, que, subrayó Naveiras, “perfectamente puido terse feito hai meses”.
El portavoz del comité de empresa aludió también al papel de la dirección de Navantia en la escenificación del anuncio. “Nin sequera apareceu”, lamentó, “cando si o fixo un alcalde”, síntoma, añadió, de que “a dirección da empresa está totalmente amortizada para o PP, non forma parte das decisións, hoxe a dirección do centro local non foi quen de informarnos de ningún aspecto”.  “Esta empresa está paralizada”, sentenció Naveiras, “e o Goberno deste país non pode dedicarse a poñer medidas curtopracistas con réditos electorais, senón planificar para Navantia unha solución integral, defendendo un sector estratéxico, e iso faise poñendo nos estaleiros carga de traballo suficiente para garantir non 20 meses, senón anos de ocupación”.
Por otra parte, el BNG de Ferrol hizo público ayer un comunicado en el que pone de manifiesto que la construcción de este patrullero “non resolve ningún dos problemas estruturais do sector naval da ría”. Iván Rivas, el portavoz del grupo municipal, reclamó al alcalde que clarifique cuáles son los objetivos de futuro para el sector en cuanto a empleo y mercados.

La plantilla de Navantia insiste en que el contrato del BAM es “insuficiente”