El Sergas retiró el jueves las mascarillas no aptas que envió el Ministerio de Sanidad

El vicepresidente de la Xunta, en una reunión con representantes de la Policía Local
|

El Servicio Gallego de Salud retiró ya en la jornada del jueves el lote de mascarillas proporcionado por el Ministerio de Sanidad al ser consideradas como “no aptas” aunque pedirá más información al Gobierno al respecto.

En un comunicado remitido desde la consellería de Sanidad apuntan que el Sergas ordenó el jueves la paralización de la distribución de las mascarillas del fabricante Garry Galaxy que habían sido destinadas por el Ministerio de Sanidad a Galicia pero que “no cumplen con las exigencias que determina el Instituto de Seguridad e Higiene”.

Aseguran que tan pronto se tuvo comunicación, por parte del Ministerio, de la alerta sanitaria que detectó deficiencias en las mascarillas enviadas por el Gobierno central, “se paralizó su distribución y se trasladó a todas las gerencias la instrucción para que se procediese también a la retirada de las que habían sido distribuidas”.

Inmovilización
En total, se inmovilizaron un total de 36.883 mascarillas en la plataforma de distribución de Negreira y otras 45.408 que fueron retiradas por las gerencias de las áreas sanitarias puesto que ya estaban repartidas. Según informó la Televisión de Galicia existe preocupación entre el personal sanitario por el uso de estas mascarillas defectuosas, que se repartieron, por lo menos, en cuatro áreas hospitalarias.

De este modo, las utilizaron sanitarios del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense, del de Vigo, del de Santiago, el hospital de Valdeorras y personal del área de Pontevedra y O Salnés, algunos de los cuales tuvieron contacto con pacientes que sufren coronavirus. 
Los profesionales sanitarios asintomáticos del área de Pontevedra y O Salnés están siendo sometidos a las pruebas PCR para determinar si están contagiados y poder garantizar la protección y seguridad de sus profesionales.

Así lo trasladó ayer este área a través de un comunicado en el que se explica que ya se han comenzado a realizar los test a todos los empleados que estuvieron trabajando en zonas con pacientes afectados de COVID-19 y prestaron actividad en áreas de urgencias, cuidados intensivos, plantas de hospitalización de pacientes con coronavirus y de residencias.

Más pruebas
Esta labor continuará la próxima semana de la mano del Servizo Galego de Saúde (Sergas), al tiempo que el área presta especial atención al personal que utilizó un lote de 12.965 mascarillas remitidas por el Gobierno central que contaban con deficiencias según avisó el propio Ministerio de Sanidad.

A raíz del envío defectuoso de material de protección, el sindicato de Confederación Intersindical Galega (CIG) reclamó a la Consellería de Sanidade que se realicen pruebas a los trabajadores de las ambulancias “para evitar la expansión de los contagios entre el colectivo laboral”, ya que utilizaron esas mascarillas.

A juicio de este sindicato, los trabajadores deben someterse a estas pruebas porque “estuvieron expuestos con una falsa protección” y además demandan que se proceda “de inmediato”, sobre todo porque “la Xunta acaba de anunciar que se realizarán 100.000 test de Covid-19 entre los gallegos.

El Sergas retiró el jueves las mascarillas no aptas que envió el Ministerio de Sanidad