Otra visión del “offside”

curso colegio de árbitros nuevas normas
|

Con la nueva temporada también llegan algunas variaciones en el reglamento de fútbol, concretamente en dos apartados, en la interpretación de algunas acciones de fuera de juego, así como de las sanciones relativas al uso de las manos.
Después de explicar esos cambios a las plantillas tanto del Deportivo de A Coruña como del Racing de Ferrol, los colegiados y hermanos Ignacio y Javier Iglesias Villanueva quisieron hacer lo propio con los representantes de los medios de comunicación, por lo que el delegado en la ciudad, Juan Manuel Díaz Vidal se encargó de efectuar la convocatoria y de hacer de anfitrión.
Por lo que se refiere al fuera de juego, la nueva regla viene a reforzar el “espíritu libre” de un jugador sobre el campo, limitándole solo sus movimientos si estos van encaminados al perjuicio de su adversario y buscando un  beneficio directo.
De esta forma, los colegiados únicamente van a sancionar el “offside” –fuera de juego– cuando interfiera en un adversario, es decir, que impida que un rival juegue o pueda jugar el balón obstruyendo claramente el campo visual del contrario o disputándole el balón. Un caso práctico que pusieron es cuando un futbolista tapa al portero. Si está muy cerca de él y se certifica que le impide los movimientos, se sancionará, pero si el jugador, a pesar de estar en una posición antirreglamentaria se encuentra lo suficientemente alejado del cancerbero para que no le impida la visión, se dejará continuar.
Otro de los temas que se trató es cuando el delantero está en fuera de juego y recibe el balón de un contrario. Si le llega a través de un rebote, será castigado, mientras que si su rival tiene la intención de despejar, entonces habilitaría a su adversario y no se sancionaría nada, dejando continuar el juego.
Otras variaciones significativas están en las manos. Hay tres tipos, la involuntaria en la que, aun habiendo golpeado el balón el brazo o la mano del jugador, carece de intención. En ese caso no debe señalarse nada.
Hay otras manos voluntarias, pero que no perjudican al contrario, es decir, se intercepta el balón para que no salga del campo, o como argucia para controlarlo sin peligro deportivo para el rival. También las de un futbolista que toca el esférico después de un centro en el que hay defensores y atacantes. Estas deben de ser castigadas con infracción, pero sin mostrar tarjeta.
En cuanto al grupo que tienen que ser sancionadas con infracción técnica y tarjeta incluirían las que se producen cuando un futbolista intercepta un autopase del rival, o un pase entre dos contrarios; anota o intenta anotar un tanto con las manos; controla el balón para organizar un contraataque o intenta acomodárselo para marcar. Además, recibirán tarjeta roja en el caso de que el jugador use las manos para impedir un gol o una ocasión manifiesta. 

 

Otra visión del “offside”