Recimil contará con un servicio de mediador para conflictos vecinales

recimil
|

 
La intervención social y comunitaria en el barrio de Recimil empieza a desarrollarse desde el área de Benestar con actuaciones concretas. Así lo anunció ayer la concejala de Benestar Social, Beatriz Sestayo, quien informó de la puesta en funcionamiento de un servicio pionero en la ciudad, el de mediación vecinal.
Aunque será Recimil el barrio piloto, la iniciativa podrá trasladarse después a otras zonas de la ciudad si consigue los efectos deseados. 
Los mediadores serán profesionales del Trabajo Social y serán los encargados de abordar distintos tipos de conflictos que dificultan la convivencia, desde problemas en la comunidad de vecinos de un edificio a entre particulares o familias enfrentadas, así como de ruidos, tenencia de animales, etc. En todo caso, nunca se tratarán conflictos delictivos.
La figura del mediador, como explicó Sestayo, ha funcionado en muchas ocasiones como respuesta a problemas de convivencia, por lo que el barrio de Recimil es el adecuado para ponerlo en marcha.
La mediación se llevará a cabo bien en la Casa Solidaria –donde está la sede del plan sociocomunitario– o en los propios edificios o calles del barrio. Los interesados deben solicitarlo y especificar que aceptan el servicio y la respuesta planteada desde Servicios Sociais. También se aplicará en el mercadillo de Recimil, donde en ocasiones se producen conflictos entre operadores.
La idea, explicó la responsable del área, “é facer de Recimil un barrio modelo de convivencia plural”.

intervención familiar
Además de este servicio, el plan sociocomunitario se plasmará en la intervención con familias sobre temas de exclusión social o educativos. En este sentido, la concejala agradeció la colaboración del Anpa del colegio público  Recimil, que mostró su apoyo al equipo que trabaja en el plan municipal.
Se busca, de este modo, integrar las comunidades vecinales también con el colegio y el centro de salud, coordinando servicios sociales y educativos.
Otro apartado del plan pasa por la dinamización comunitaria. En este sentido, se llevará a cabo un completo programa de actividades en el barrio, de carácter intergeneracional e intercultural. En enero, explicó Sestayo, habrá una asamblea con los distintos agentes para elaborar una programación estable.
Desde el Concello ferrolano se constituirá, asimismo, una comisión interdepartamental coordinada por un trabajador social y un técnico para abordar las necesidades del barrio y las cuestiones que vayan surgiendo en el plan.
En el mes de enero se convocará, además, la junta local de seguridad para abordar como cuestiones prioritarias, por un lado, el protocolo de violencia de género, y por otro, la actuación en Recimil, con el fin de coordinar la labor que llevan a cabo el cuerpo de la Policía Local y la Nacional.

Recimil contará con un servicio de mediador para conflictos vecinales