Sanidad defiende una vuelta al trabajo “vigilada y controlada” tras caer el número de casos y muertes

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante el pleno celebrado ayer en el Congreso para aprobar el estado de alarma | mariscal (efe)
|

Los técnicos del Ministerio de Sanidad defendieron ayer la vuelta al trabajo de los profesionales que desarrollen una actividad económica no esencial el próximo lunes, una medida que será “muy controlada y vigilada” tras registrar ayer una caída en el número de contagios y muertes por coronavirus tras dos día de subida.

La jefa de área del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, María José Sierra, en la rueda de prensa telemática diaria, se refirió a esta decisión para la que se trabajó con el sector empresarial a fin de que las personas mantengan las medidas que se recomiendan de distanciamiento, higiene, respiratorias y de protección.

“Es lo que había que hacer para esta vuelta, muy controlada y muy vigilada. Estamos siempre vigilando lo que está pasando para que cualquier cosa la podamos tener en cuenta. Las medidas son las adecuadas”, sostuvo.  

La doctora recordó las medidas que se adoptaron estas últimas dos semanas para garantizar que las UCI pudieran soportar la carga que esta pandemia está suponiendo para el sistema.

Pero hizo hincapié en que en las dos semanas anteriores a estas dos últimas ya se habían tomado medidas de distanciamiento social “importantísimas, que han ido dando sus frutos, de ahí que se vea esta tendencia descendente en la transmisión”.

Precisamente, este miércoles el Ministerio de Sanidad, en colaboración con los de Trabajo y Economía Social y asociaciones de la administración pública y de medicina del trabajo del ámbito sanitario, publicaron el documento “Procedimiento de actuación para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al Sars-Cov-2”.

En él, los técnicos instan a las empresas a modificar, si es necesario y en la medida de lo posible, la disposición del espacio del centro de trabajo para garantizar la distancia de seguridad de dos metros entre los trabajadores, y entre estos y los clientes o público que pueda concurrir en el lugar.

En el documento, además, se definen los escenarios de riesgo de exposición al coronavirus en el entorno laboral y, según las consideraciones de los técnicos de Sanidad, con baja probabilidad de exposición están los trabajadores sin atención directa al público.

Lo son, por ejemplo, el personal administrativo, los técnicos de transporte sanitario con barrera colectiva o conductores de transportes públicos con barrera.

En este caso, no es necesario que usen equipos de protección individual aunque en ciertas situaciones, como por la falta de cooperación de una persona sintomática, deben utilizar material de protección.

Estas medidas, no obstante, deben ajustarse a las condiciones de salud de la persona trabajadora, especialmente a la que es sensible para el coronavirus.

No obstante, el avance de este virus retomó ayer su tendencia a la baja tras dos días consecutivos al alza con 5.756 nuevos contagios, que suman 152.446, mientras que el número de fallecidos alcanza los 15.238 tras otras 683 muertes en 24 horas, 74 menos que el miércoles.

Otras 4.044 personas se recuperaron del Covid-19, un 8,42% más, con lo que ya son 52.065, el 34,15 % del total, según los últimos datos facilitados por el Ministerio de Sanidad.

De acuerdo con el cómputo más reciente, correspondiente al martes, 7.069 enfermos precisaban de Cuidados Intensivos; pero el departamento que dirige Salvador Illa alertó en varias ocasiones de las distintas formas de notificar los datos por parte de las autonomías, así que no dará la suma total hasta que todas opten por este sistema.

Se rompen así dos días encadenados de ligero repunte, que los responsables técnicos del Ministerio de Sanidad achacaron al reajuste de datos del fin de semana. De hecho, el incremento porcentual de la cifra de fallecidos en 24 horas es el más bajo registrado hasta la fecha.

El nuevo balance sigue colocando a España como el segundo país del mundo, por detrás de Estados Unidos, en número de contagios; los 5.756 enfermos nuevos elevan a un 3,9 % la subida, medio punto menos que este martes, cuando fue del 4,39%. Se trata del segundo aumento más bajo registrado hasta la fecha, que fue el lunes 6 con un 3,26 %.

Y demuestra, según la jefa de área del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, María José Sierra, que “continuamos con una tendencia descendente”.

“Los distintos análisis nos hacen ver que la velocidad de propagación está disminuyendo, y esto es en general en todas las comunidades”, celebró.

Madrid sigue encabezando las comunidades con 43.877 positivos y 5.800 fallecidos. En segundo lugar está Cataluña, con 31.043 casos y 3.148 muertos.

Sanidad defiende una vuelta al trabajo “vigilada y controlada” tras caer el número de casos y muertes