El ejecutivo estudia medidas sociales para acompañar a las económicas destinadas a hostelería

Las restricciones pueden ser la “puntilla” para el sector | daniel alexandre
|

Todos los grupos de la corporación se mostraron de acuerdo ayer en la reunión de la junta de portavoces en que lo primero es la salud, pero también en que este parón en el sector de la hostelería y los recortes de aforo u otras medidas que afectan también a otras áreas deben ir acompañadas de un apoyo económico de las instituciones.

Por eso, el alcalde, Ángel Mato, informó ayer a los portavoces en la Xunta de Voceiros de su encuentro con el presidente de la Diputación, Valentín González, y de las medidas que tiene previsto poner en marcha y que tendrán una cuantía en torno a los dos millones, procedentes de los remanentes de Tesorería y de la aportación de la institución provincial.

Así las cosas, el alcalde expuso diferentes posibilidades para poner en marcha nuevas subvenciones destinadas a autónomos y pequeñas empresas de la ciudad con la intención de “soster,  na medida das posibilidades do Concello, o tecido económico local nun momento crítico”.

Además del plan que se pondrá en marcha y que supone una inversión similar a la del primer PAME, todavía operativo, el alcalde habló también de que los  sectores más afectados podrán acogerse a diferentes beneficios fiscales, como ya se hizo en la primera ola de la pandemia.

Paralelamente a las aportaciones económicas directas, el gobierno trató con los grupos programas destinados a incentivar el comercio y avanzó que en materia de Benestar se están analizando las necesidades de los servicios sociales del Concello derivadas de esta segunda afectación de la pandemia.

También se mantuvo ayer una reunión telemática con el gerente del Área y el secretario xeral de Sanidade, para analizar, junto a los demás alcaldes de los Concellos perimetrales, las nuevas decisiones sanitarias.

Propuestas
Los grupos municipales apoyaron medidas económicas y presentaron sus propias propuestas para ayudar a los sectores de la ciudad. Desde el grupo municipal popular, José Manuel Rey Varela  habló de medidas como “con la reducción de tasas como el suministro de agua, recogida de basura, la ocupación por mesas y sillas y la venta ambulante además de una flexibilización fiscal en el pago de impuestos como el IBI o dejar sin efecto el cobro del IAE, del rodaje y los vados”. En el área social pide “un plan de apoyo a través de ayudas extraordinarias de inclusión social para cubrir las necesidades básicas de las familias en situación de vulnerabilidad”, además de reclamar como también lo hizo Ferrol en Común un refuerzo en el personal de servicios sociales para agilizar las tramitaciones.

El BNG apostó por una línea de ayudas destinadas a los vecinos “que viron reducidos os seus ingresos e que debería de contar cunha dotación semellante á liña de axudas aos autónomos e hostaleiros”. 

Iván Rivas aludió también al desempleo y explicó, además, que “na nosa cidade, as consecuencias das novas restricións únense aos efectos do anterior estado de alarma o que implica un exponencial aumento da precariedade dun maior número de veciños”, por eso considera necesarias la suspensión o bonificaciones específicas en las ordenanzas municipales y  estar en disposición de reforzar el servicio de comedor en los centros escolares para atender nuevas solicitudes si fuese necesario, del mismo modo que reforzar los programas municipales de bienestar social y ampliar la colaboración con las entidades de asistencia social.

El ejecutivo estudia medidas sociales para acompañar a las económicas destinadas a hostelería