Endesa inicia su campaña veraniega de mantenimiento para evitar incendios forestales

Un dron de vigilancia y un helicóptero equipado con cámaras de infrarrojos | endesa
|

La llegada del verano trae consigo la preocupación constante por los incendios forestales, una problemática de especial calado en toda Galicia. El trazado orográfico de la comunidad, así como ciertos intereses económicos, la hacen víctima cada temporada estival de numerosos incendios. Una parte de estos fuegos suelen deberse a accidentes infraestructurales y, por ello, las propias compañías y administraciones involucradas deben realizar las tareas de mantenimiento pertinentes.
Endesa anunció ayer el inicio de su campaña de mantenimiento estival destinada tanto a evitar fuegos a causa de sobrecargas, como a facilitar el acceso a los servicios de extinción en caso de un fuego por donde transcurren sus líneas. Según la compañía este año se ha ampliado el presupuesto un 8,2% respecto al año pasado, alcanzando los 71,8 millones de euros, de los cuales 21,7 serán destinados a limpieza forestal y 50,1 al mantenimiento y mejora de la red eléctrica.
En Galicia la división de renovables de Endesa, Enel Green Power, ha comenzado su actuación sobre los 250 kilómetros de líneas que sirven para evacuar la energía producida por los parques eólicos como el de Cedeira. Estos consisten en labores de limpieza y cuidado de los bosques por donde discurre el cableado, además de revisiones preventivas de todas las instalaciones. Los trabajos aseguran además la apertura de corredores de seguridad bajo las redes, permitiendo minimizar el riesgo de incendios. Estas redes de caminos en los parques eólicos resultan además muy útiles como cortafuegos.
Los trabajos de poda y desbroce se efectúan de acuerdo a las normas propias de la comunidad, determinadas por la clase de especies y el período óptimo para dar comienzo a las labores.

Un apoyo tecnológico
Además de las labores comunes de mantenimiento, Endesa ha invertido en el uso de las nuevas tecnologías para facilitar la labor de detección y prevención de fuegos. Uno de estos ingenios son las termografías de las líneas y subestaciones de media y alta tensión. Mediante el uso de cámaras infrarrojas, tanto por tierra como por aire, se detecta si algún elemento presenta una temperatura superior a lo normal. Cualquier anomalía es registrada y cartografiada, iniciando automáticamente un protocolo de corrección remota o asistencial.
Una buena parte de estas mediciones se realiza mediante el uso de helicópteros, los cuales son usados por la compañía para revisar los cerca de 6.900 kilómetros de circuitos aéreos de alta tensión. El no depender de mediciones por tierra permite superar con facilidad obstáculos orográficos , así como reducir el tiempo necesario a la hora de realizar revisiones y registrar cualquier posible vegetación cercana a las líneas de cara a planificar las podas y los desbroces.
Otra tecnología que la compañía ha comenzado a utilizar es la llamada Lidar, o detección y fluctuación de la luz, que combina la geodetección con sensores láser para realizar mapeados tridimensionales para poder cartografiar las líneas eléctricas además de un mayor conocimiento del relieve vegetal de la zona susceptible de sufrir incendios.
Por último, Endesa ha comenzado a utilizar drones con cámaras de alta resolución como complemento a los vehículos aéreos. Éstas permiten comprobar el estado de las infraestructuras en zonas de difícil acceso sin necesidad de interrumpir el suministro, además de verificar la anchura de los corredores de seguridad. l

Endesa inicia su campaña veraniega de mantenimiento para evitar incendios forestales