Un chute de confianza

club deportivo ourense-racing club ferrol
|

juan quijano
ferrol

No hubo mucha diferencia entre el nivel al que el Racing rindió en las dos primeras jornadas de liga y el que mostró el pasado sábado frente al Ourense. Pero el equipo ferrolano no ganó ni en el campo del Tropezón ni en A Malata ante la Unión Deportiva Logroñés y sí contra el cuadro rojillo, así que la de O Couto fue su primera victoria del campeonato liguero y eso le lleva a ver las cosas de manera diferente. “Méritos hicimos igual o más en los partidos anteriores, pero el otro día añadimos la eficacia y de ahí que al final ganásemos”, resumió el entrenador racinguista, José Manuel Aira.
Más incluso que los tres puntos, este último triunfo ha tenido un efecto anímico en la plantilla. “El grupo confiaba en el trabajo que estaba haciendo y en cómo lo estaba haciendo, pero la victoria nos permite creer aún más en que el Racing competirá bien en cada partido y es capaz de hacerle frente a cualquiera”, recuerda el preparador berciano. De hecho, Aira recuerda que lo realizado en O Couto –el buen arranque de partido y el magnífico nivel de la segunda parte fueron, a su juicio, lo más destacado– no deben quedarse ahí, sino que el cuadro verde necesita seguir mejorando –“lo que hacemos bien y lo que no hacemos tan bien”, apunta– para ser un rival a tener en cuenta en una competición que será muy igualada toda la campaña.

INTENSIDAD
De ahí que el partido del próximo domingo ante el Coruxo deba servir para refrendar lo del pasado fin de semana y, además, para convertir A Malata en un escenario del que se vaya el menor número de puntos. Para ello, el entrenador racinguista explica que “en casa tenemos que ser nosotros los que impongamos un ritmo alto y tengamos la intensidad necesaria para jugar en el campo del rival”. Una vez que se consiga esto, la efectividad en las ocasiones que se generen marcará si el cuadro verde es capaz de seguir ganando partidos de una manera regular en el campeonato.
Aira, además, asegura que el rival que visita A Malata este domingo muestra dos caras diferentes en función de si ejerce de local o de visitante. “En campos más grandes que el suyo les cuesta”, revela el técnico racinguista. De todas maneras, Aira recuerda que “son un equipo al que le gusta defender y contraatacar y son peligrosos en las jugadas a balón parado gracias a Antúnez”. n

Un chute de confianza