Trasladan a la SGHN a una foca gris hallada en Celeiro

El animal es un ejemplar de unos cuatro meses que padece una afección respiratoria
|

La sala húmeda de la Sociedade Galega de Historia Natural, a donde se traslada a las focas y tortugas marinas con problemas, tiene desde ayer como inquilino a un ejemplar juvenil de foca gris al que se puso el nombre de Celeiro, ya que fue localizado el día de Reyes en el espigón de esta localidad. Se trata de un animal de unos cuatro meses de edad, que mide un metro y cinco centímetros y pesa 24 kilos y medio y que padece una afección respiratoria. Juan Ignacio Díaz da Silva, coordinador de Mamíferos Marinos de la SGHN, opina que sufre una bronconeumonía y asegura que está muy débil. “El primer día no mejoró pero tampoco empeoró, por lo que podemos decir que el pronóstico es reservado”, indica.
En estas fechas, hasta el 15 de enero, es cuando suelen localizarse focas en la costa gallega. De hecho, coincidiendo con la festividad de Reyes han aparecido ejemplares en tres o cuatro ocasiones, recuerda Díaz da Silva. Este responsable recomienda a cualquier persona que encuentre un animal de este tipo que llame al teléfono de emergencias 112 y, sobre todo, que no intente tocar a la foca porque son peligrosas. “La gente, sobre todo los que tienen perros, se creen que pueden acariciarlas, al verlas con esas caritas y esos ojos, pero su reacción es defensiva, y especialmente si tienen algún problema de salud”.
Normalmente, estos ejemplares que aparecen en las costas gallegas presentan problemas de nutrición y llegan a la Sociedade Galega de Historia Natural con entre 13 y 14 kilos de peso. No es el caso de Celeiro, que “es grande y no especialmente delgada” pero que –a pesar de que no hubo temporales– pudo verse afectada por las bajas temperaturas del agua en los últimos días, alrededor de 13 grados.
El responsable de Mamíferos Marinos no quiere “cantar victoria” con el estado de esta foca hasta que pase al menos una semana porque no es la primera vez que algún animal que parecía evolucionar favorablemente falleció.
El Museo de la Sociedade Galega de Historia Natural, con sede en Canido y que acaba de incorporar a sus fondos un impresionante esqueleto de ballena, recibió durante estas vacaciones de Navidad un importante número de visitantes. Las instalaciones, que cierran durante los fines de semana, tienen horario de 9.30 a 13.30 y de 16.30 a 20.30. En el caso de visitas de grupos se recomienda concertarlas con antelación.

Trasladan a la SGHN a una foca gris hallada en Celeiro