El gasero “Excalibur” espera en alta mar a que se levante la huelga para entrar en Navantia

Copia de Diario de Ferrol-2017-10-22-005-404cb136
|

El armador del buque “Excalibur”, que tenía previsto realizar varias tareas de mantenimiento y reparación en Navantia Ferrol, ha dado de plazo hasta mañana por la tarde para decidir si traslada el barco al interior de la ría o si aborta la operación y se desplaza a otro astillero para completar los trabajos, explicaron ayer fuentes de la empresa pública.

La naviera ha condicionado su acceso a las instalaciones de la antigua Bazán a que se ponga fin mañana por la mañana a la huelga indefinida que mantienen los operarios de la industria auxiliar desde el pasado 5 de octubre, convocada en solitario por el sindicato CIG.

El buque, de la naviera Exmar, transporta gas natural licuado (LNG) y tiene bandera belga. Durante estas últimas jornadas está recorriendo la zona exterior de la costa Ártabra a la espera de ingresar en los astilleros ferrolanos para acometer una serie de reparaciones.

 

Carga de trabajo

Las previsiones apuntan a que este buque, con unas dimensiones de 277 metros de eslora y 43 de manga y construido en el año 2002, tendrá que enfrentarse a un proceso importante de carenado.

Para ello, se estima que será necesario emplear hasta 47.000 horas de trabajo para llevar a cabo las tareas previstas, de las cuales la mayoría, unas 42.000, correrían a cargo de trabajadores de las industria auxiliar, mientras que el resto, unas 5.000 horas, serían asumidas de manera directa por los propios trabajadores de Navantia.

El gasero “Excalibur” espera en alta mar a que se levante la huelga para entrar en Navantia