El kilo de la almeja babosa se paga un 75% más desde que se suspendió la reinstalación

el sistema de bateas sigue sin convencer a los socios de los pósitos de ferrol y barallobre luis polo
|

Los casi dos meses en los que ha estado suspendida la reinstalación de moluscos procedentes de las zonas C en las bateas de Punta San Carlos están amortiguando la caída de precios que durante el primer semestre del año venía sufriendo el sector marisquero de la ría con respecto a la comercialización en lonja de la almeja babosa.
Este paréntesis, que en principio iba a ser de un mes pero que las cofradías de Ferrol y Barallobre consiguieron que se ampliase a agosto, ha supuesto un incremento de más de cuatro euros de media en la cotización de esta especie en la rula de Curuxeiras –10,38 en lo que va de mes por los 6,13 de media que se registró en junio– y de cinco en la fenesa, cuya babosa ha pasado de despacharse a 6,06 antes del parón a los 11,11 euros actuales. En términos relativos, el incremento del precio de venta en Ferrol se ha situado cerca del 70%, mientras que en Barallobre ha superado incluso el 80%.
Este buen momento es incluso mejor que el del mes de abril, cuando las riadas en Portugal –de donde procede parte de la almeja “macho” que se comercializa en Galicia– y la consiguiente mortalidad de cantidades ingentes de moluscos bivalvos incrementaron la demanda de la almeja de la ría de Ferrol, menos afectada, aunque parezca increíble, por la meteorología del invierno y la primavera pasados.

zonas libres
Desde enero de 2012, cuando se puso en marcha el sistema de reinstalación de moluscos procedentes de aguas con niveles elevados de E.coli, el precio de los bivalvos extraídos de las zonas C nunca se ha acercado siquiera al de las denominadas zonas libres, aquellas que están clasificadas como B. El tamaño y, sobre todo, una calidad que no alcanza el marisco reinstalado en la batea –fuera, por lo tanto, de su hábitat natural, con pérdida de carne e incluso mortalidad elevada– han sido determinantes para que el kilo de babosa rara vez superase los seis euros de media.
Los moluscos que se envían a la batea tardan, en el mejor de los casos, una media de diez días hasta que regresan a las lonjas para su venta. Los que, sin embargo, se extraen de las zonas B pueden comercializarse en la rula el mismo día que se recolectan, aunque su destino son las depuradoras, que han de reducir la carga microbiana del marisco a parámetros de zona A antes de proceder a su venta al público.

reanudación
Si no hay cambios de última hora, la reinstalación en las bateas se retomará el próximo lunes, 2 de septiembre. Entonces volverá a combinarse la extracción en las zonas C de la ría –principalmente el banco de As Pías–, que se realizará tres días a la semana, con la faena en las zonas libres, incluida la parte reclasificada del citado banco –desde los extremos del puente de la carretera hacia el exterior–. No se ha determinado definitivamente, sin embargo, si esa autorización se extenderá a todas las zonas o solo, como sucedió en las últimas semanas antes del parón veraniego, a las de la parte externa de la ría.  
También en breve deberían comenzar los trabajos de regeneración en el banco de As Pías. Como se recordará, técnicos de Seaga han estado trabajando en la recogida de muestras para saber exactamente la productividad de las diferentes áreas.

El kilo de la almeja babosa se paga un 75% más desde que se suspendió la reinstalación