Sánchez se ve en el Congreso con sus fieles y desata los rumores sobre qué hará en la investidura

Former leader of Spain's Socialist party (PSOE) Pedro Sanchez (front L) reacts during the investiture debate at the Parliament in Madrid, Spain, October 27, 2016. REUTERS/Andrea Comas
|

El ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez acudió ayer al Congreso de los Diputados, donde permaneció unas horas y se marchó sin desvelar sus intenciones para la segunda votación de la investidura del líder del PP, Mariano Rajoy, mientras siguen los rumores sobre sus planes, sin descartarse incluso la posibilidad de que deje su escaño.


La presencia de Sánchez despertó una fuerte expectación entre los medios, después de que comenzara a correrse la voz de que se le había visto en el número 36 de la Carrera de San Jerónimo, la ampliación de las dependencias del Congreso donde se encuentran los despachos de los presidentes de comisiones.


Durante su visita, se vio con dos de las diputadas que tienen anunciado votar en contra de la investidura de Rajoy rompiendo al disciplina de voto: la juez en excedencia Margarita Robles, la independiente que fichó Sánchez para ser su número dos en la lista por Madrid en las elecciones del pasado 26 de junio, y la aragonesa Susana Sumelzo. 


Su presencia en la Cámara Baja llevó también a algunos periodistas a montar guardia ante el registro del Congreso, aunque si presentara su renuncia al escaño no sería necesario que la llevara él mismo en persona. Pero a las 14.00 horas, sin rastro del ex secretario general, se despejó la entrada del edificio.


Y poco después se pudo ver a Sánchez marchándose del Congreso en coche por la Carrera de San Jerónimo. Las cámaras de televisión captaron su imagen, al volante de su vehículo. 


Mientras tanto, siguen las dudas sobre qué hará el ex secretario general. Su silencio estos días en la Cámara Baja ha disparado los rumores sobre la posibilidad de que decida dejar su escaño antes de acudir al Pleno de este sábado, a donde el Grupo Socialista, que tiene la orden de abstenerse, llega dividido. A los siete “noes” de los diputados del PSC, el rechazo de las dos independientes Margarita Robles y Zaida Cantera, y los diputados Susana Sumelzo, Odón Elorza, Pere Joans Pons, se suman cada vez más dudosos. Además de Sofía Hernanz (Baleares) y Pilar Cancela (Galicia), también duda la extremeña Pilar Lucio.  


Por su parte, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, aseguró ayer que “en absoluto” aceptará la dimisión del portavoz del grupo parlamentario socialista en las Corts, Manolo Mata, que votó en el Comité Federal del PSOE en contra de la abstención para permitir un gobierno de Mariano Rajoy, pues indicó que respeta su derecho como militante a tener una opinión y que confía en él.


Según dijo, Manolo Mata es un “magnífico portavoz, un compañero y un amigo” y, por tanto, “mi respeto y consideración”. “Él puede decidir lo que considere oportuno en cuanto a lo que es lo interno del partido, ha contado con todo mi respeto y es una persona valiosísima”, zanjó. n

 

Sánchez se ve en el Congreso con sus fieles y desata los rumores sobre qué hará en la investidura