Una decena de entidades piden que se garanticen los servicios del 065

Copia de Diario de Ferrol-9999-99-99-999-caca8a18_1
|

Las medidas adoptadas por la Consellería de Traballo e Benestar de la Xunta con respecto al Servizo Galego de Apoio á Mobilidades –065– está generando no solo en los trabajadores –que ya llevaron a  cabo varias protestas– sino en los usuarios del servicio una gran inquietud.
Como se informó desde la Consellería por carta a las familias afectadas, en principio se habla de una reducción de cinco a tres días en la prestación del servicio, por lo que esta decisión afectaría directamente a la asistencia a las terapias a las que deben acudir diversos colectivos.
AFAL Ferroltera, Parkinson Ferrol, Aspaneps, Acamfe, Diversidade Funcional Ferrol, Cogami, Nuestra Señora de Chamorro, CAMF Ferrol y CPAP Bergondo, afectadas directamente como usuarias del 065, se han unido en sus demandas y ha remitido un escrito al alcalde, José Manuel Rey, al presidente de la Diputación, Diego Calvo y al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para que se tome en consideración sus demandas y se busquen soluciones a la situación creada.
Tal y como explican usuarios de AFAL y Nuestra Señora de Chamorro, el 31 de marzo concluye la prestación del servicio por parte de la actual adjudicataria –la UTE Cogami Autos Camilo– y el servicio se encuentra en concurso, tras haber quedado desierto en una primera ocasión y planteado invitaciones a empresas en una segunda. El nuevo servicio tendría que entrar en funcionamiento el 1 de abril, aunque parece que no hay ninguna empresa interesada en prestar una atención que abarca un amplio espacio geográfico y pocos beneficios.
Las familias de usuarios de estas entidades se muestran preocupadas e indignadas, ya que el problema afecta a los más desfavorecidos y no se ofrecen alternativas a los perjudicados con este nuevo recorte. La decisión, explican, pone en peligro la asistencia a las terapias que reciben en las citadas asociaciones y que, en algunos casos, ya están supliendo un vacío generado por la propia Administración en su atención. Asimismo, se aboca a las personas a una merma de su calidad de vida con graves repercusiones para su estado de salud.
Por eso, las familias reclaman que se muestre sensibilidad por parte de las administraciones y se garantice la continuidad del servicio tal y como está planteado en la actualidad, sin recortes que solo perjudican a las personas dependientes.
De no funcionar el 065 –o de hacerlo pocos días–, los afectados no podrían desplazarse a sus actividades sin contar con vehículos específicamente adaptados, con los que no cuentan en muchos casos los familiares, además de la disponibilidad para los desplazamientos.
Pero no solo está la situación creada con la reducción de este servicio de transporte sino también el tema del copago. En este sentido, un familiar de un usuario de Nuestra Señora de Chamorro apunta que el pago por el servicio llega a oscilar entre 27 y 117 euros al mes solo en trasporte, a lo que habría que añadir, además, el copago por el centro de día, que haría que algunas familias se pusiesen en gastos de 500 euros, cifras inasumibles para una atención que consideran prioritaria para sus familiares discapacitados.

Una decena de entidades piden que se garanticen los servicios del 065