Dos tantos para un empate

Juan Martínez, que empezó jugando de lateral derecho, estuvo a punto de marcar con este tiro JORGE MEIS
|



El Racing continúa sin ganar esta pretemporada, pero al menos ya marca. Además continúa dejando buenas sensaciones por lo que exhibe sobre el terreno de juego porque ayer, igual que el viernes pasado frente al Deportivo, ofreció destellos de las que pueden ser algunas de sus virtudes esta temporada –también de los que se presumen como defectos–. Lo hizo ante un rival como la selección de la AFE que tiene jugadores con experiencia en categorías superiores y que demostró tener efecetivos de gran capacidad.
De entrada, los pocos alicientes que tenía el partido de ayer se tradujeron en escasa intensidad en el juego. Así que los primeros minutos se convirtieron en un ir y venir en el que ninguno de los contendientes fue capaz de generar ocasiones más o menos claras para marcar. Sin embargo, con el paso de los minutos el Racing fue aumentando su nivel y, tras un primer remate de Nano a la salida de un córner, el conjunto ferrolano se adelantó en el marcador gracias al cabezado con el que el egipicio Essam resolvió una buena jugada por la izquierda que finalizó con el centro de Brais Abelenda.
El gol racinguista pareció introducir el partido en un clima algo más sosegado, con el cuadro verde controlando la situación y su rival sin demasiada presencia cerca del área rival. Sin embargo, para una vez que la tuvo encontró premio máximo a través de un tiro de Lafuente en el interior del área que se le escapó de las manos a Sergio García para convertirse en el tanto del empate.

alternativaS
Los cambios introducidos por los dos equipos en la segunda parte –tanto de jugadores como de posiciones– no hizo que el ritmo del partido decayase. Así que no había pasado ni un cuarto de hora de este segundo período cuando la selección AFE se adelantó en el marcador al resolver Braulio el pase de un compañero. De todas formas, el cuadro verde no bajó los brazos y no tardó ni cinco minutos en restablecer la igualada gracias a la conexión de Bicho y Julio –el primero pasando; el segundo marcando–, que desde su entrada al campo fueron los más destacados del equipo ferrolano.
De ahí al final el partido ya no deparó nada más, así que el empate fue el resultado que se mantuvo en un partido que, al menos, sirvió para que el Racing estrenase el capítulo goleador en la presente pretemporada y siguiese dejando buenas sensaciones.

Dos tantos para un empate