Navantia insta a los operarios de Ferrol a “cumplir con sus obligaciones” en la obra del BAM

El BAM se encuentra a flote en uno de los muelles interiores del astillero
|

La dirección de Navantia Ferrol apeló ayer, mediante una nota informativa repartida por el centro de trabajo, al “sentido de responsabilidad y la buena fe” de los trabajadores “en el cumplimiento de sus obligaciones laborales” para de esta forma y “con su mejor diligencia y rendimiento”, colaboren en la instalación de la superestructura del Buque de Acción Marítima (BAM) que actualmente se está construyendo en este astillero para la Armada Española.
Además, en la misiva, también se les recuerda a los trabajadores de la empresa naval pública que esta solicitud de “instrucción de trabajo ya fue recibida a través de su línea de mando.


Este escrito es la contestación por parte de la dirección de la empresa ante la falta de colaboración que está encontrando por parte de los operarios para poder acometer los trabajos pendientes, una actitud que la parte social denomina “medidas no colaborativas” y que fueron aprobadas en una asamblea general para presionar a la compañía en el cumplimiento del III convenio colectivo, sobre todo en lo que al pago de las asimilaciones se refiere.

Puesto a flote
La dirección de Ferrol asegura que es necesario “incorporar de forma inmediata” la superestructura para que “no afecte de forma definitiva a los hitos de construcción del buque ni a los requisitos técnicos del mismo”.
Y es que el tiempo apremia en un proyecto que ha sufrido importantes retrasos y trabas desde el inicio de su fase constructiva. El casco fue botado el pasado 8 de septiembre sin estar finalizado, en un acto de tipo interno y sin invitados. El buque tuvo que entrar en esta misma jornada en el dique para poder instalar el bloque que faltaba, ya que el gremio encargado de su instalación estimó que el barco no podía estar a flote para su correcta instalación.
Hasta en dos ocasiones, en días distintos, desde la dirección se intentó realizar esta maniobra, el 11 y 14 de septiembre, que fueron abortadas en ambas ocasiones por parte del comité de empresa, siguiendo el mandato de la asamblea de trabajadores.


Después de más de una semana parado, sobre las 10.00 horas de ayer la compañía se vio obligada a trasladar el buque desde el dique hasta uno de los muelles del astillero, para dejar libre la infraestructura que prevé la llegada de otra embarcación para la división de Carenas.

Navantia insta a los operarios de Ferrol a “cumplir con sus obligaciones” en la obra del BAM