Jaime Santos redondeó su hegemonía con otra victoria para lograr el título

Santos, durante su partida de la penúltima ronda ante el ruso Smirnov daniel alexandre
|

 

Aunque solo le hacía falta medio punto para adjudicarse el título en la trigésimo primera edición del Festival Internacional Cidade de Ferrol de ajedrez, que se lleva celebrando desde la semana pasada en el pabellón de Esteiro, el extremeño –aunque residente en León– Jaime Santos redondeó su hegemonía con un nuevo triunfo, en este caso frente al lucense David Pérez. Esta victoria lo llevó a acabar el campeonato con ocho puntos en su haber, lo que seguramente le va a servir para conseguir el título de Gran Maestro, uno de los objetivos con los que venía a la ciudad naval.
Por detrás, un grupo de cinco ajedrecistas se quedaron, empatados a 6.5 puntos, a uno y medio de la primera plaza. Entre estos estaba el ferrolano Antonio Pazos, que fue el mejor de los locales al acabar en la sexta plaza al tener peor un desempate que el resto de los jugadores con los que terminó igualado. Los otros representantes locales mejor clasificados fueron los que terminaron la competición con 5,5 puntos, dentro de un pelotón de diez ajedrecistas que terminaron con esa cifra. Diego Guerra, Henrique Rey –del Círculo Ferrolán–, Julio Leira –Grupo Bazán– e Inés Prado –Distribunosa Padrón–, que fue la segunda mujer mejor clasificada, fueron los más destacados en esta competición.

SUB 2.000
Al margen de la clasificación general también se estableció otra para los participantes que tienen un ELO inferior a los 2.000 puntos. En esta clasificación, Pablo Tubío –Distribunosa Padrón– fue el mejor clasificado al finalizar en la vigésimo segunda posición de la tabla clasifiatoria, con cinco puntos en total. La segunda plaza de esta tabla fue para el compostelano Eloy Sixto –vigésimo cuarto en la general, con la misma puntuación que su antecesor–, mientras que el tercero fue el lucense Andrés Graña –a pesar de ocupar la vigésimo tercera posición en la clasifiación general de la competición, también con cinco puntos, fue el tercero en el desempate particular referente solo a estos participantes–.
La nota triste de la competición ferrolana llegó en la sexta ronda con el fallecimiento del padre del Gran Maestro letón Ilmars Starostits, que contaba con cuatro puntos en la clasificación. El deportista báltico tuvo que dejar la ciudad y, de esta manera, privó a los aficionados de la presencia de uno de los principales atractivos de una competición que, de todas maneras, acabó resultado un gran éxito en cuanto al nivel de los participantes.

Jaime Santos redondeó su hegemonía con otra victoria para lograr el título