Un derbi con alicientes

Maceira tratará de llevar peligro desde la banda izquierda del ataque | jorge meis
|

Tradicionalmente el duelo entre Racing y Pontevedra en Segunda B enfrenta a dos equipos que aspiran a meterse en la fase de ascenso a Segunda. Sin embargo, a estas alturas del campeonato liguero, ni uno ni otro se encuentran entre los cuatro primeros –el equipo ferrolano está en la octava posición y el grante en la decimosexta–, pero a largo plazo ese es su objetivo. Así que el partido que los enfrenta esta tarde –17.00 horas, A Malata– les brinda la ocasión de acercarse a la meta establecida.


Para el cuadro verde supone la oportunidad de desquitarse de su última derrota en casa –hace dos semanas frente al Navalcarnero– y empezar a demostrar que quiere hacer de su campo el fortín en el que cimentar su clasificación para la fase de ascenso. Para el granate, mientras, supone la ocasión de enlazar una segunda victoria tras ganar, en la sexta jornada, su primer partido. Sin embargo, el hecho de haber perdido los tres encuentros que disputó a domicilio hasta ahora dan cuenta de una de sus debilidades.


Con la baja de Joselu por el bando racinguista –los otros veinte integrantes de la primera plantilla están disponibles para el técnico Miguel Ángel Tena– y la de Jimmy por el bando pontevedrés, el choque brinda la ocasión de ver las evoluciones de algunos de los mejores jugadores de la categoría. Así que, siguiendo la tradición, el partido espera depar un buen espectáctulo a la afición.

Un derbi con alicientes