Ferrol distribuye diez salarios entre los 25 ediles de la actual corporación

|

El Concello de Ferrol reparte diez dedicaciones entre los concejales de la corporación, con el mismo salario –a excepción del alcalde, que se lo rebajó–, que en el mandato de José Manuel Rey Varela. Además de la de Suárez, los tres principales grupos (PP, FeC y PSOE) contarían con tres –aunque Ferrol en Común tiene dos ya que la de Esther Leira está reservada pero no se ha hecho aun efectiva– y el BNG, con dos ediles, tiene otra. Ciudadanos ya renunció a la suya durante la negociación previa al pleno de organización, en julio.
La tabla salarial puede consultarse en la página web del Concello (www.ferrol.es) desde esta misma semana (apartado Compromiso de Transparencia), junto con la declaración de bienes y actividades de todos los ediles. En ella se especifican las retribuciones de los concejales de gobierno (34.343,93 euros a cinco de ellos, además de los 40.000 del alcalde) y oposición (21.141,02 euros para cuatro), además del personal de confianza nombrado por los partidos y por el gobierno. Las dietas, un concepto variable según la frecuencia de la convocatoria de comisiones y juntas, todavía no figuran en esta relación y hay que remitirse al acta del pleno extraordinario del 2 de julio para comprobar unas percepciones que, en este concepto, son las mismas que durante el mandato anterior y que se aplican a quienes no cobran un salario del Concello. Por asistir al pleno ordinario son 560,50 euros; por comisiones (un máximo de diez al mes), 38 euros; por Xunta de Goberno, 104,91 (con un máximo de cuatro mensuales); por delegaciones de Alcaldía, 351,82 euros; y por portavocía, 140,75 euros. Estas dos están vinculadas a la asistencia al pleno ordinario.
 La dedicación exclusiva con dedicación de gobierno se paga con 34.343,93 euros anuales y la tienen, por Ferrol en Común, Álvaro Montes y Luis Victoria. La de este último es la que tenía en su día la edila María Teresa Riveira, a la que sustituye Victoria, quien tomó posesión en enero. De esta dedicación todavía no se ha informado al pleno pero ya aparece en el documento con las retribuciones. Por parte del PSOE cobran este salario María Fernández, Bruno Díaz y Rosa Méndez.
En la oposición hay cuatro dedicaciones sin responsabilidad de gobierno, con un salario anual de 21.141,02 euros. Todas ellas se conviertieron en parciales para que los ediles pudiesen compatibilizar su trabajo en el Concello con su actividad profesional. Curiosamente, y como ya aconteció durante el anterior gobierno del PP, a pesar de ser una dedicación parcial el sueldo es el mismo que si fuese exclusiva. La tienen, por el Partido Popular, Martina Aneiros, Verónica Casal y Rosa Martínez. También cuenta con ella el portavoz del BNG, Iván Rivas.

Personal de confianza
Cada uno de los cinco grupos políticos cuenta con un secretario al que se asigna un sueldo de 22.493,48 euros anuales, el mismo que en el mandato anterior. Son puestos que ocupan Ana Leira (PP), Celia Fernández (FeC), Pedro Fernández (BNG), Víctor Teijeiro (C’s) y Cristina Prados (PSOE). Además hay cinco asesores nombrados por el gobierno (iban a ser seis pero la oposición forzó que se redujese en uno y se eliminó el de Promoción Económica) que, estos sí, cobran menos que lo que se hacía con Rey Varela. Hay un salario único de 33.000 euros para el puesto de jefe de gabinete de Alcaldía (Juan Martínez), gerente de Urbanismo, Infraestructuras y Obras (Germán Costoya), asesoría jurídica (Rocío Dios, que lo ha sido también con Rey Varela y con Irisarri), redactora del gabinete de comunicación (María Pan) y jefa de este último (Lorena Bustabad).

el alcalde más “barato”
Los sueldos de los representantes públicos se miran con lupa, sobre todo a raíz de la crisis económica y de la desconfianza general respecto a la clase política. El alcalde actual, Jorge Suárez, de Ferrol en Común, es el regidor que menos cobra de los últimos cuatro mandatos. Su sueldo es de 40.000 euros y es el único de los ediles que se lo ha bajado respecto al mandato anterior. José Manuel Rey Varela (PP) percibía 44.234,67 euros. Vicente Irisarri (PSOE) pasó por distintas fases, y aunque empezó con un salario de 73.000 euros anuales, se lo rebajó hasta 65.700 en otoño de 2008, tras la ruptura del pacto con IU, y después la oposición lo forzó a llegar hasta 47.564,16 en noviembre de ese mismo año. La polémica respecto a su sueldo fue un lastre para el alcalde socialista durante todo su mandato. Antes, Juan Juncal (PP) cobraba 44.709 euros, aunque inició su mandato con una cantidad inferior que se actualizó en 2005.

dedicaciones
Las dedicaciones exclusivas o parciales también han sufrido cambios diversos a lo largo de los últimos mandatos e incluso dentro del mismo período, puesto que se reajustan según cambia la composición de la corporación. Con el popular Juan Juncal, según la publicación del Boletín Oficial de la Provincia en marzo de 2005, había tres concejales con dedicación exclusiva y responsabilidad de gobierno (34.342,42 euros anuales) y dos en la oposición también con dedicación exclusiva, que cobraban 20.917,96 euros. En cuanto a las de carácter parcial, había cuatro en el gobierno y una en la oposición. Percibían  el mismo sueldo que en las exclusivas siempre y cuando completasen una jornada mínima semanal de 20 horas. En caso contrario se aplicaría una reducción proporcional. En aquel mandato la asistencia al pleno se pagaba con 348,10 euros. 
Con Vicente Irisarri la contabilidad se hizo más compleja, con concejales con sueldos en relación a distintos porcentajes de dedicación y que además también se fueron modificando a la baja como consecuencia de las turbulencias políticas. Había cuatro ediles del gobierno con dedicación exclusiva que percibían 50.230,80 euros. Otros tres, que no formaban parte de la Xunta de Goberno, recibían 41.871,16. En la oposición solo un edil tenía dedicación completa, con 30.155,99 euros. En cuestión de parciales, tres concejalas del gobierno percibían un 75% (31.403,37 euros) y en la oposición había dos ediles con parciales a los que se pagaban 22.616,99 euros.  En 2008 se corregía esta situación a la baja con un 5% menos. Por la asistencia al pleno se pagaban 590 euros.
Y ya con Rey Varela las dedidaciones tenían el mismo salario que ahora, con la diferencia de ser concejal con responsabilidad de gobierno o en la oposición. En el primer caso cobraban seis ediles, que aumentaron a siete en 2013 tras la incorporación de una nueva concejala a la que se le concedió. Para la oposición se reservaron tres. Cumplir con la asistencia al pleno suponía, como ahora, 560 euros.
En la actualidad, siempre exceptuando de esta contabilidad al alcalde, hay cinco ediles del gobierno con dedicación y cuatro de la oposición.

Ferrol distribuye diez salarios entre los 25 ediles de la actual corporación