Un club coruñés niega libertad a niño de nueve años para fichar por otro equipo

|

El Unión Campestre, no ha concedido la carta de libertad a un niño de nueve años para que pueda fichar por otra entidad de la comarca porque, justifica, pondría en peligro la continuidad del equipo de benjamines, con el que el futbolista no está compitiendo.
El pasado mes de mayo, el padre del jugador firmó la autorización para que este continuara en el Unión Campestre, pero en junio, el que era su entrenador decidió cambiar de equipo y marcharse al Obrero, un camino en el que le siguieron otros niños del equipo pero que no pudo seguir su hijo.
"Yo pensaba que lo que firmaba era una autorización sin más para jugar en el Unión, no sabía en aquel momento que comprometía a mi hijo a seguir en el equipo. Oyes muchas veces los problemas que hay con los traspasos de jugadores en el fútbol profesional, pero no piensas que también pasa con niños y a estas edades", explicó David Calviño, padre del menor, a EFE.
"Legalmente, el Unión Campestre tiene la razón, pero moralmente estamos hablando de un niño de nueve años al que no le dejan jugar donde quiere", agregó el progenitor.
En su día, Calviño puso en conocimiento de los directivos del Unión Campestre la intención de su niño de irse con sus amigos al Obrero y, según su versión, el club se comprometió "a no presentar la ficha" cuando empezara la liga.
Sin embargo, el Unión Campestre presentó la ficha del niño y su padre volvió a dirigirse al club para pedir la carta de libertad, pero el equipo no accedió a liberarle para irse al Obrero.
"Lo he intentado en varias ocasiones y les da exactamente igual que un niño de 9 años pague las consecuencias de problemas personales de mayores y no pueda jugar y para colmo no pueda entrenar ya que el Obrero no puede federarlo y no se arriesgan a que en un entrenamiento se haga daño y les ocasione problemas", expuso en una carta dirigida a la web 'futbolcoruna.com'.
La misma web recoge la respuesta, en un comunicado, del Unión Campestre, que asegura que la versión del padre tiene "verdades a medias", y recuerda que "voluntariamente inscribió a su hijo en el club", que esta temporada renovó, "con su firma, la ficha para iniciar su segundo año" con el equipo y que "legalmente todo es correcto".
"El entrenador y el delegado de esa categoría decidieron dejar nuestro equipo y haciendo uso indebido de la herramienta informativa facilitada en su día por el club, direcciones, números de teléfonos móviles? se ponen en contacto con todos los padres para llevárselos a otro club con la intención de sabotearnos y dejarnos sin categoría", indica el Unión Campestre.
Añade que "los jugadores que no habían renovado se fueron" al Obrero y que "lógicamente y ante el riesgo de no poder presentar equipo, la Junta Directiva, sabedora de la sucia maniobra, decide reunirse para tratar el tema de forma extraordinaria y acordándose no conceder la libertad al resto de renovados y fichar urgentemente los suficientes jugadores para no perder la categoría".
El Unión Campestre afirma que "no se trata" de una "discriminación", sino de "defender" sus "intereses" y recuerda que el niño "tiene su ficha en vigor y tiene las puertas abiertas para jugar cuando se presente y su entrenador lo estime conveniente".
Además, reconoce que "los niños son los perjudicados", pero puntualiza que "nunca por este club si no por aquellos que los consideran una mercancía y se consideran dueños de ellos con consentimiento de sus progenitores" y asegura que "es la primera vez en la historia del club que sucede semejante circunstancia pues jamás se ha negado la salida a nadie".
El Unión Campestre da "por zanjado el tema", pero advierte de que se reserva "los derechos que la Ley le confiere para tomar las medidas jurídicas necesarias por las distintas manifestaciones vertidas, y las posibles, que no ajustándose a los hechos están mancillando el honor del club y a personas ligadas al mismo".

Un club coruñés niega libertad a niño de nueve años para fichar por otro equipo