Narón y Cerceda, la necesidad de sumar se escenifica sobre un campo

|

 La plantilla del Narón Balompé Piñeiros está demostrando su profesionalidad en unas semanas convulsas, de salidas y llegadas –se estrenará Álvaro Queijeiro– al equipo, en las que el nuevo técnico Luis Santiago ha intentado que sus futbolistas se mantengan al margen. Anímicamente, y a pesar de la baja de su capitán Carlos Mella, el equipo está a pleno rendimiento para afrontar esta tarde –O Roxo, 16.30 horas– una confrontación difícil y para la que ha tenido que trabajar limitado en las últimas jornadas por el delicado estado de su campo de entrenamiento.

El mal tiempo, sin duda, será también el condicionante de esta confrontación en la que el Narón intentará hacer bueno el empate de la pasada semana ante el Alondras sumando algún punto que le permita mantener un mínimo de esperanzas de salvar la categoría. El Cerceda es uno de los equipos, teóricamente, fuertes de la competición, pero su titubeante evolución durante el campeonato lo ha dejado en una situación muy retrasada y, sobre todo, con muchas dudas acerca de un juego que, por ejemplo, le ha llevado a sumar sólo seis goles como local o a no conocer la victoria en los últimos seis partidos.

Si para los naroneses, que solo tienen la baja de Juanito, el duelo es importante, también lo es para un rival que necesita ganar para volver a engancharse a los puestos altos. Con tal panorama, el equipo que mejor gestione su estado anímico y sus sensaciones sobre el terreno de juego tendrá mucho ganado a su favor.

 

Narón y Cerceda, la necesidad de sumar se escenifica sobre un campo