Cedeira- Las redeiras de Cariño ponen su oficio al servicio de la artesanía

|

Reinventarse profesionalmente no es fácil, hacerlo a las puertas de la jubilación es una decisión solo apta para valientes. Pero la necesidad agudiza el ingenio y éste, aderezado con la experiencia y la técnica labrada tras cerca de treinta años de profesión, bien merecen el riesgo, o por lo menos el esfuerzo de intentarlo. Es el caso de María Benigna Rey Galdo, una redeira de Cariño, que  a sus 59 años ha puesto sus 26 años de destreza entre los hilos y las mallas al servicio de la artesanía más comercial. Pulseras, collares, bolsos y todo tipo de complementos de moda son algunos de los productos que elabora, una nueva línea de trabajo con la que complementar así los ingresos en un sector que en los últimos años ha visto mermada su carga de trabajo. “Llevamos desde mayo sin trabajar. Cada vez se pesca menos con red y se llevan más barcos al desguace”, explica. 
De las 17 de redeiras que conforman el colectivo de Cariño, tres han dado el salto a esta nueva línea laboral. “Estos trabajos ya los veníamos realizando para nosotras pero ahora los hacemos de cara al público”, indica. En ellos emplean las mismas técnicas, y en muchos casos, también los materiales que utilizan para la reparación de las redes.
Una muestra de ello puede verse estos días en el espacio Rampla, ubicado en el hotel Herbeira, de Cedeira –estará disponible hasta finales de septiembre– que no solo sirve de escaparate para la artesanía de las redeiras de Cariño sino también recoge la obra creativa de sus colegas de Corme –Asociación de Redeiras Artesás Illa da Estrela–, más veteranas en esto de la diversificación de su labor cotidiana.
Esta entidad junto a las Malpica, Burela y A Garda, amparadas bajo la Federación Galega de Redeiras Artesás “O Peirao”, fueron las primeras en embarcarse en el proyecto “Enredadas” puesto en marcha en 2012 por las consellerías do Mar y Economía, Emprego e Industria, para impulsar la diversificación y la puesta en valor del trabajo del colectivo con el diseño y producción de nuevos productos artesanos. “Se trata de una actividad con la que pretendemos complementar nuestros ingresos y empezamos a verle algo de futuro”, explica Rosa Isabel Rodríguez. Es la primera vez que participan en una exposición de este tipo y agradecen la mano tendida por el espacio Rampla, si bien sus productos se han incorporado a los puntos de venta oficial de Artesanía de Galicia, además de participar en diferentes ferias vinculadas al sector.
Según avanzó la Xunta, este año se le dará un nuevo impulso al programa con la continuación de los cursos de complementos de moda y bisutería y con la introducción de nuevos campos de actuación vinculados a disciplinas como el interiorismo y el mobiliario. El programa contará esta edición con profesores como Charo Froján y Alfredo Olmedo, de la firma textil D- due; Montserrat Álvarez, directora del estudio de diseño de Ronan y Erwan Bouroullec de París; la diseñadora de moda Rosalía Castro o el diseñador industrial Juan Ares y la ganadora en la categoría Premio Producto en los Premios Nacionales de Artesanía Idoia Cuesta.

Cedeira- Las redeiras de Cariño ponen su oficio al servicio de la artesanía