Resultado igual, aroma diferente

El racinguista Juan Antonio se lleva la pelota ante la presencia del rival Del Pozo | el gol de madriz
|

Todo sigue más o menos igual para el Racing. La derrota con la que ayer saldó su visita al Internacional (1-0) le hace sumar un partido más sin conocer la victoria –ya lleva siete– y aumentar su racha de minutos sin marcar –ya acumula 641–. Pero si algo hace que la derrota de ayer no sea igual que las anteriores es que, por lo menos, esta vez el equipo ferrolano dejó la sensación de tener vida, de querer salir de la situación en la que se encuentra y estar dispuesto a luchar para ello. Es el punto de partido.

Entre sanciones y lesiones, el equipo titular con el que el Racing saltó al campo no se pareció en nada al de los últimos partidos. Eso sí, un once dispuesto a recuperar las señas de identidad del equipo ferrolano, un grupo de jugadores dispuesto a mostrar su compromiso con la causa. Eso fue lo que hizo que sobre el terreno de juego se viese un equipo sólido, que priorizó la seguridad defensiva por encima de la búsqueda de la meta rival.

El cuadro verde, de todas maneras, fue el que controló la situación durante la primera parte, con un juego que destacó sobre todo por su intensidad. Un primer remate de Fer Beltrán permitió adivinar que el portero Felipe Ramos tenía un día inspirado y, a pesar de que el cuadro verde tenía el partido más o menos controlado, la primera llegada del Internacional a la portería racinguista se convirtió en gol gracias al remate con el que Chevi culminó una acción de Nouman por la banda izquierda.

 

Presencia

Comenzó la segunda parte con el Racing metiendo en el campo a Sanmartín para tener más presencia ofensiva y eso se tradujo en que el equipo ferrolano, jugase, generalmente, más cerca de la portería rival. Las ocasiones, sin embargo, se limitaron a remates en acciones a balón parado –como un cabezazo de Garrido que se fue ligeramente desviado o un par casi consecutivos de Sanmartín que no llegaron a convertirse en gol de milagro, en ocasiones por el acierto del portero Felipe Ramos y otras por falta de puntería.

El partido se fue abriendo por las prisas del Racing y la apuesta del Internacional por mantenerse bien plantado en su campo para buscar la contra. Por eso llegaron algunas llegada de la escuadra local, algunas salvadas por Chema y otras que se fueron desviadas. El cuadro verde, sin embargo, no dejó de intentarlo tras meter en el campo a Tavares y Álex López para aumentar su arsenal ofensivo.

Pero sus intentos no llegaron a traducirse en ocasiones más o menos claras para marcar –aunque un doble remate estuvo de Garrido y Sanmartín estuvo a punto de significar la igualdad–. A su rival, por contra, le bastó con dejar que los minutos fuesen transcurriendo –además, con su rival en inferioridad– para quedarse con la victoria ante un adversario que, al menos, demostró que tiene vida y, sobre todo, ganas.

Resultado igual, aroma diferente