Un mes y medio clave para seguir opositando al ascenso

Rugby Ferrol
|

 

Algo más de dos meses de competición regular y cinco semanas de consecutiva actividad son los retos inmediatos que esperan al Rugby Ferrol en este arranque de año. Aunque el parón navideño se prolongará hasta el siguiente fin de semana, los departamentales regresan al trabajo mañana, antes que el resto de escuadras de Primera División Autonómica, para solventar el duelo que tenían pendiente frente al Coreti Lalín, que se tuvo que suspender el 19 de diciembre por el fuerte temporal que impidió celebrar ese fin de semana actividades al aire libre en la ciudad.
Ahora, ambas formaciones se verán las caras para solventar un litigio que va a arrancar a las 18.00 horas en A Malata y que se prevé, de nuevo, que se dispute bajo unas condiciones meteorológicas muy adversas. De hecho, la intensa lluvia caída durante toda la semana y que perdurará también en la jornada de mañana será uno de los condicionantes de un partido que se va a dirimir sobre un terreno de juego muy pesado y que exigirá de los contendientes un esfuerzo extra.
Circunstancias que pueden favorecer al cuadro visitante, un Coreti Lalín que practica un rugby más físico y cerrado que a los departamentales ni les gusta ni les favorece, como quedó patente en el último partido que disputaron ante el Mareantes de Pontevedra y en el que un solo punto de diferencia (23-22) dio la victoria a los del Lérez.
A pesar de que la liga en Primera Territorial arrancó a principios de noviembre, el cuadro ferrolano, al que entremedias le ha tocado descansar una de las jornadas que así fija su calendario– apenas ha disputado cuatro partidos, lo que ha sembrado de irregularidad su inicio de temporada. De hecho, ese último partido en Pontevedra se remonta casi a mes y medio atrás, el 29 de noviembre. 
Irregularidad en cuanto a la continuidad en su actividad, pero también en lo que a resultados se refiere, pues las ansias de ascenso con las que el cuadro ferrolano partía la campaña se vieron ligeramente frenadas por los resultados adversos ante Mareantes y Campus Ourense.
Precisamente ello obligará al Rugby Ferrol a emplearse a fondo el próximo mes y medio, en el que se dirimirán, de forma consecutiva, cinco de los ocho partidos que le restan de la liga regular, pues de su capacidad en los mismos dependerá que mantenga sus aspiraciones oficiales de luchar por el ascenso o se vea relegado –debe clasificarse entre los cuatro primeros y lo más arriba posible para tener un emparejamiento más accesible– a metas más modestas. Tras el Lalín le aguarda el Muralla, colista del campeonato, antes de iniciar la segunda vuelta frente al Pontevedra. Campus Ourense y Os Ingleses completarán este exigente “tour”.

Un mes y medio clave para seguir opositando al ascenso