Ferrol es la ciudad gallega que tiene menos ingresos mensuales por hogar

la media de ingresos en la ciudad naval es de 1.940 euros al mes por familia y el 24,4% de ellas perciben menos de 1.000 euros mensuales daniel alexandre
|

Los hogares ferrolanos tienen los menores ingresos mensuales de entre las grandes ciudades de Galicia, son los que dependen en mayor medida de prestaciones y rentas y los segundos, tras Pontevedra, con la tasa de riesgo de pobreza y exclusión social más elevada. Así se desprende de las conclusiones de la Enquisa de condicións de vida das familias elaborada por el Instituto Galego de Estatística, que acaban de hacerse públicas.

La media de ingresos por familia es en Ferrol de 1.940 euros al mes, muy por debajo de los 2.378 de Santiago o los 2.142 de A Coruña y una cantidad también menor que los 1.982 euros mensuales que perciben en Ourense, la segunda ciudad por la cola en este capítulo.

Sin embargo, la situación que se registra en el conjunto de Ferrol, Eume y Ortegal es todavía peor, ya que los ingresos por mes en este caso son, como media, de 1.817 euros.

Estas cantidades tienen que repartirse entre los integrantes de cada hogar (2,46 en el caso de Ferrol y 2,48 en el de las tres comarcas), de manera que la cifra de ingresos se reduce hasta los 789 euros en la ciudad naval y los 732 en Ferrolterra.

Por tramos de ingresos, en todas las ciudades gallegas el mayor porcentaje es el que se corresponde con las percepciones de hasta mil euros mensuales, una cantidad que es la que reciben el 24,14% de los hogares ferrolanos. Este porcentaje es el más significativo entre los grandes concellos de Galicia, pero además los hogares que perciben hasta 1.500 euros suponen en Ferrol un 45,05% del total, un índice muy superior al del resto de las ciudades gallegas. Además, la ciudad naval tiene el menor índice de perceptores de ingresos superiores a los 4.000 euros mensuales, con un 6,54%. El más alto es el de Santiago, donde este porcentaje alcanza el 13,86%, seguido del de Pontevedra, con un 11,15%.

En cuanto a la estructura de los ingresos, la inmensa mayoría proceden, en todas las ciudades gallegas, del trabajo por cuenta ajena, pero Ferrol es el tercer gran concello de la Comunidad en trabajadores por cuenta propia, con un 9,33% que sitúan a la ciudad únicamente por detrás de Santiago (10,66%) y Lugo (9,74%). El dato más destacado en este capítulo es, sin embargo, que Ferrol tiene, frente a un 51,30% de empleados, un 36,16% de perceptores de prestaciones, rentas y otros ingresos, un porcentaje muy superior al del resto de ciudades gallegas y que pone en evidencia la gran cantidad de pensionistas que existen en la ciudad.

De hecho, el epígrafe de la encuesta del Instituto Galego de Estatística que hace referencia a los hogares en los que los ingresos por prestaciones son mayoritarios sitúa a Ferrol en el primer puesto. En la ciudad naval, el número de familias cuyos ingresos dependen de prestaciones en más de un 50% alcanza el 43,71% (la siguiente es Pontevedra, con un 39,85%); las que superan el 75% por este concepto son un 37,41% (un 30,79 en la segunda con porcentaje más elevado, que vuelve a ser Pontevedra), y las que dependen en un 100% de estos ingresos son el 30,86%, frente al 26,42% de Vigo, que ocupa el segundo puesto en este apartado.

Como se ve, en todos los casos, Ferrol está muy por encima del resto de las ciudades en percepción de prestaciones.

El municipio tiene, además, el menor número medio de personas perceptoras de ingresos por hogar, 1,72, y es el segundo con mayores tasas de riesgo de pobreza o exclusión social, un 22,13%. De hecho, solo otros dos grandes concellos superan en Galicia el 20%, Pontevedra, que tiene los peores datos (una tasa del 24,58%) y Vigo (22,06%). En el conjunto de las tres comarcas, la tasa de pobreza y exclusión social es del 23,90%. Si se tiene en cuenta únicamente la tasa de riesgo de pobreza, en Ferrol alcanza el 15,72%, la tercera de las ciudades gallegas por detrás de Pontevedra (16,44%) y Vigo (16,10%). En la comarca es superior, el 17,22%.

Ferrol es la ciudad gallega que tiene menos ingresos mensuales por hogar