Con las pilas bien cargadas

los jugadores racinguistas, realizando la carr era continua que supuso el comienzo el trabajo del año 2013
|

 

El Racing, después de completar una primera parte de temporada brillante en el grupo I de Tercera, confía en que el tramo final sea igual o mejor. Para ello, la plantilla volvió ayer al trabajo después de diez días de vacaciones con la intención de mantener la intensidad que lo ha caracterizado y no confiarse por lo ya realizado hasta el momento. “Nuestro mayor enemigo sería pensar que tenemos el trabajo prácticamente hecho... porque enseguida nos daríamos cuenta de que el objetivo todavía está lejos y es muy difícil de conseguir”, dijo el técnico Aira tras el primera ejercicio.

El preparador le trasladó a la plantilla que entrena que lo que queda todavía por delante es “un reto muy importante e ilusionante”, aunque también les recordó que “nos vamos a encontrar dificultades”. Por eso, confía en que los suyos conserven el ritmo para seguir en el liderato de la competición –en la actualidad, con once puntos de ventaja sobre el Compostela y al Celta B– con vistas al tramo final del torneo. Hasta ese momento, cuando los rivales ya empiecen a cumplir objetivos, el preparador vaticina que “todos los encuentros van a ser más difíciles que en la primera vuelta”.

 

ACTIVIDAD

El plan de trabajo que completó la plantilla racinguista consistió, por la mañana, en un suave ejercicio a base de carreras continuas –“para desentumecer los músculos y reencontrarnos con la normalidad”, explicó Aira–. Por la tarde, mientras se realizó un ejercicio técnico-táctico a través del que empezó la preparación del partido del sábado contra el Bergantiños. “Debemos ponernos el mono de trabajo, que el choque ya está ahí”, amplió Aira.

Los ejercicios también permitieron ver el estado de los jugadores con molestias. Así, Pumar trabajó con normalidad y estará disponible para el sábado. Mientras, Chicho ha mejorado ostensiblementre y poco a poco se irá metiendo en el grupo, igual que Ángel Luis. Mientras, Manu Barreiro sigue haciendo trabajo específico para superar sus problemas de pubis, pero estará listo para jugar en As Eiroas.

Con las pilas bien cargadas