“Una no trabaja para el reconocimiento, pero en España la cultura no tiene valedores”

Diario de Ferrol-2015-03-11-013-04b0b3ac
|

La soprano de origen ferrolano Laura Alonso (Vilagarcía, 1976) celebra este mes de marzo los 20 años del inicio de su carrera profesional. Una efeméride que conmemorará este sábado con una cena benéfica en el Hotel Araguaney de Santiago de Compostela –a partir de las nueve de la noche–. La mitad de los fondos que se recauden irán destinados a la campaña Juntos Podemos, una iniciativa de acción a favor de las personas sin empleo o con riesgo de exclusión social que opera en Santiago de Compostela y comarca y con la que Alonso ya colaboró en más ocasiones.
“Esto es una idea que surgió entre amigos y no se me ocurrió una forma más bonita de celebrarlo que ayudando a la gente que verdaderamente lo está pasando mal”, explica Alonso. La mitad del coste de la cena, que asciende a 30 euros, irá a parar al Albergue Xoán XXIII.
Fue precisamente un mes de marzo de hace 20 años cuando ofrecía su primer concierto en la iglesia de Sobradelo, una parroquia de su Vilargarcía natal. “Venía de estudiar en Alemania y fue mi concierto de presentación. Vino toda mi familia y aplaudían como locos”, recuerda con cariño. Con el paso de los años confiesa que le gusta celebrar.
La soprano viene de culminar un 2014 “muy completito” que la ha llevado por escenarios Alemania, Estados Unidos, Israel, Rusia, República Checa y China. “En España no está el horno para bollos con toda la que está cayendo, pero también es cierto que no hay la misma atención a la música, y a la cultura en general, que hay en otros sitios”, explica.
 La cantante gallega, que estudió con beca en la escuela Musikhochschule de Karlsruhe, en Alemania, asegura que “una no trabaja para el reconocimiento, pero es cierto que en España, a la cultura le faltan valedores”. Entiende sus actuaciones en el extranjero como algo intrínseco a su profesión aunque reconoce que “aquí no se apuesta por una infraestructura cultural mínima” y echa en falta el cariño que, en su caso por la música lírica, se tiene fuera. “Tampoco es menos cierto que aquí hay otras preocupaciones de primer orden como la gente que lo está pasando realmente mal y a la que hay que ayudar”.
Los interesados en acudir a la cena, todavía pueden retirar las entradas en el Hotel Araguaney  o bien en la Joyería Jael en Santiago de Compostela.

“Una no trabaja para el reconocimiento, pero en España la cultura no tiene valedores”