El PP aprueba en solitario el dictamen de la ponencia sobre la Lei do Solo

GRA095. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15/04/2014.- La diputada del BNG, Ana Pontón, durante su intervención en la comisión de estudio para la elaboración de una nueva Ley del Suelo de Galicia, que sometió a debate y votaci&oac
|

La comisión no permanente de estudio para la elaboración de una nueva Lei do Solo resultó infructuosa por la falta de entendimiento entre el PP y el PSdeG, grupo que quería que se aceptase la retirada, algo a lo que los populares se opusieron, aunque eran proclives a aceptar el resto.

Esto provocó que el PPdeG rechazase ayer todas las consideraciones de las otras tres fuerzas parlamentarias al proyecto de la nueva Lei do Solo de Galicia.

PSdeG, AGE y Bloque hicieron lo mismo con el texto propuesto desde el grupo parlamentario mayoritario.

Alternativa y Bloque, a través de los diputados defensores de sus iniciativas, Antón Sánchez y Ana Pontón respectivamente, coincidieron en señalar que esta iniciativa se aleja de la “realidad gallega” y de “la ciudadanía”.

Pontón destacó la necesidad de que la nueva Lei do Solo proteja las zonas sensibles del territorio en detrimento de la ocupación, “apostando por los espacios medioambientales” y teniendo en cuenta la realidad gallega.

propuestas

Por su parte, Sánchez apostó por la rehabilitación y restauración del patrimonio frente a la construcción de edificaciones, y más en una sociedad que pierde población y en la que hay ya vacías más de 296.000 viviendas.

En esta línea, el portavoz socialista Xosé Sánchez Bugallo remarcó que, durante los últimos seis años, han descendido las licencias para viviendas nuevas un 97 por ciento, pasando en 2007 de 42.000 a 1.300 en 2013.

Además, Sánchez Bugallo aseguró que el texto presentado por el PP no “responde a la propuesta aprobada en el Parlamento” y que está llena de “carencias” que la hacen “inasumible”.

críticas

Entre esos aspectos dificultosos, Bugallo destacó la desaparición de la política de vivienda, la supresión de los criterios de sostenibilidad o la ausencia del objetivo de la normalización de la situación urbanística local.

El socialista insistió en la necesidad de hacer “un diagnóstico de la situación, identificar los problemas y darles solución”; puntos que no recoge este texto “malo”, por lo que dijo, “no lo podemos aceptar como base para la elaboración de la ley”.

Por su parte, el portavoz de los populares, Román Rodríguez, manifestó que ambas propuestas, la socialista y la suya propia, tienen amplias coincidencias, por lo que ha insistido en la necesidad de “un proceso de diálogo”, en el que todas las fuerzas parlamentarias cedan para poder aprobar un modelo vertebrador y consensuado.

Emplazó a los socialistas a aparcar las diferencias, aceptando todos los puntos y haciendo una adicción de los mismos, excepto el de retirada.

Ante esta propuesta, Bugallo agradeció el ofrecimiento pero resaltó que la base de su enmienda es la retirada del texto por considerar “erróneo” el punto de partida.

Ante la falta de diálogo y consenso entre las fuerzas parlamentarias, el PP aprobó el proyecto para la nueva Lei do Solo que será llevado al Consello.

El PP aprueba en solitario el dictamen de la ponencia sobre la Lei do Solo