Baltar, inhabilitado nueve años por una prevaricación hecha a “conciencia”

|

El otrora presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar Pumar, ha sido condenado a nueve años de inhabilitación especial para ejercer cargo o empleo público al concluir que incurrió a “conciencia” en un delito continuado de prevaricación por no publicitar 104 contratos formalizados en el año 2010.

La sentencia divulgada por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, que no tendrá efecto práctico por su condición de político jubilado, llega tras un juicio de cinco días celebrado en el juzgado de lo penal ourensano número uno en el que Baltar, tras proclamar su inocencia, lamentó que quisieran cazar “esta pieza”.

Pese a que la sentencia no tendrá efecto en su vida, Baltar Pumar avanzó ayer su intención de recurrirla sentencia.

“Ahora mismo la está analizando mi abogado, pero la idea es recurrirla porque no nos parece justa”, manifestó el político condenado, tras conocer el dictamen de la justicia. El exbarón de Ourense defendió una vez más su inocencia: “Sigo defendiendo que soy inocente en este tema”.

Ayer, a pesar de reconocer que no le gusta el veredicto, admitió que “efectos prácticos no tiene”. “Pero a nadie le gusta que lo condenen aunque no tenga efecto”, añadió Baltar.

La magistrada consideró probado que en el primer trimestre de 2010 el acusado decidió contratar a 104 personas a través de un procedimiento que se tramitó sin sujetarse a la ordenanza reguladora que rige para la contratación temporal.

La resolución estima que Baltar procedió a estas altas con “conciencia” de que no se estaban respetando los principios básicos de cualquier contratación pública, como es la publicidad de dichos contratos para que cualquier persona pudiera acceder a esos puestos, privando así el acceso a la administración pública de acuerdo con los principios de mérito y capacidad.

“inocente”

“Nadie pone en duda”, sostiene el fallo, que las 104 personas contratadas no tenían capacidad suficiente para desempeñar el trabajo para el que fueron contratadas, pero “lo que está plenamente tipificado es que en un organismo público se realicen contrataciones sin cumplir la ley”.

Para la juez, a la vista de la documentación de las actuaciones y de las declaraciones en el juicio, “parece que la diputación era una empresa privada, donde se contrataba a quien le parecía oportuno al acusado”, una práctica “arbitraria” completamente contraria a derecho y no amparada en norma alguna. La sentencia es recurrible ante la Audiencia de Ourense.

El veterano político, quien pidió su baja temporal en el PP tras esta acusación, presidió la Diputación de Ourense durante 22 años, de 1990 hasta 2012.

Dimitió en febrero de ese año y en la actualidad está al frente de la institución provincial su hijo, Manuel Baltar, que en enero de 2010 se hizo también con la presidencia del partido en Ourense. Baltar Pumar fue también citado el 7 de julio para prestar declaración como imputado por un delito de cohecho ante la juez instructora de la operación “Pokémon”, Pilar de Lara. 

Baltar, inhabilitado nueve años por una prevaricación hecha a “conciencia”