Rivera da por roto su apoyo al 155 y el Gobierno avisa de que pagará por desleal

2018050922480576740
|

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, dio ayer por roto su apoyo a la aplicación del 155 en Cataluña al entender que el Gobierno no está aplicando la Constitución como debería, una decisión que el Ejecutivo considera desleal y que cree que le pasará factura a Cs en las urnas.

“Hasta aquí hemos llegado con esta displicencia”, advirtió Rivera, que se quejó además de forma reiterada de que Mariano Rajoy lleva más de tres meses sin comunicarse con él para hablar de Cataluña.
El anuncio de ruptura, que en la práctica no tiene ningún efecto sobre los acuerdos que ya tienen, incluidos los Presupuestos, se produjo después de un tenso cara a cara entre ambos en la sesión de control.
Un debate en el que Rivera ya avisó a Rajoy de que retiraría su apoyo si no recurría ante el Tribunal Constitucional el voto delegado de Antoni Comín y Carles Puigdemont y si no vigilaba “de cerca” a los separatistas.

Rajoy le llamó “aprovechategui”, avisándole que ese comportamiento no solo no le hace ganar un voto sino que le puede hacer perder apoyos.


Pero a Rivera no le echaron para atrás las advertencias, como tampoco las explicaciones de Rajoy sobre los informes jurídicos que desaconsejaban el recurso. Y decidió finalmente dar un portazo al acuerdo establecido con el Gobierno de Rajoy.

Cuando se enteraron de la decisión de Rivera los populares se lanzaron a enviarle reproches, y mientras el coordinador del PP, Fernando Martínez-Maíllo, calificaba de “pataleta de niño” el comportamiento del líder de Cs, el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, lo acusaba también de tener una actitud “infantiloide”.
Después, en los pasillos del Congreso, Maíllo y el secretario general de Cs, José Manuel Villegas, intentaron templar los ánimos pero tras la conversación que tuvieron el “número dos” del partido naranja advirtió al Gobierno de que no apoyarán esa “aplicación blanda” del 155 en Cataluña, “amable con los nacionalistas” y “pactada” con el PNV.

“Desahogo”
Maíllo, que entiende la reacción de Cs como un “desahogo puntual”, negó la falta de comunicación que Cs denuncia, asegurando que se da una información “fluida” en distintos ámbitos al partido de Rivera y que aunque hay días mejores y peores, el diálogo siempre se mantiene.
Al igual que hizo Rajoy a primera hora, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, advirtió a Rivera de que su comportamiento le acabará pasando factura.

Méndez de Vigo señaló así que los españoles juzgarán quién actúa con “lealtad, responsabilidad y madurez” ante el conflicto catalán, que exige una política de Estado para aplicar el artículo 155.
En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros extraordinario que acordó interponer el recurso contra la Ley de Presidencia aprobada por el Parlament, consideró además que “nadie puede tener ninguna duda” sobre la voluntad del Gobierno de “restaurar el orden constitucional en Cataluña”, entre otras cosas porque éste es el recurso número 26 interpuesto con este objetivo.

Por eso, tras el anuncio del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, de ruptura del acuerdo que tenía con el Gobierno sobre el apoyo al 155, Méndez de Vigo avisó: “Quien quiera trabajar con nosotros, bienvenido sea; si no, tendrá que explicar a los españoles por qué quiere romper la senda de crecimiento” en Cataluña y en España.

Añadió que “en temas de Estado es importante la lealtad, la responsabilidad y actuar con madurez” y se ha mostrado convencido de que los españoles “valorarán” este tipo de comportamiento.


Méndez de Vigo recordó que el Gobierno no tenía por qué contar con el apoyo de los otros partidos en el Senado para aprobar la aplicación del 155, ya que tiene mayoría en esta Cámara, pero procuró un “consenso institucional” incluso con grupos que “en principio no estaban de acuerdo y ponían determinadas condiciones”.
Así, quiso dejar claro que el Gobierno, en esta y en otras cuestiones, ha buscado el consenso y siempre tiene voluntad de “hablar, acordar y dialogar con el señor Rivera” y con todos aquellos que hagan políticas de Estado, que son en este momento “las importantes”, apostilló.

También los socialistas criticaron a Rivera por su actitud, y la portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, le acusó de carecer de sentido de Estado por utilizar políticamente asuntos como Cataluña o la lucha contra el terrorismo.

Rivera da por roto su apoyo al 155 y el Gobierno avisa de que pagará por desleal