Dos habitaciones calcinadas en dos incendios ocurridos ayer en Caranza

Incendio Caranza Rúa Sao Paulo.
|

Una vela encendida parece ser, según las primeras averiguaciones, el origen de uno de los incendios que la pasada madrugada –del lunes al martes– calcinó parte de un inmueble en Caranza. A pesar del fuego y el abundante humo solo hubo que lamentar daños materiales en la vivienda.
Cerca de las 04.30 horas el CAE 112 Galicia recibió la llamada de varios particulares que alertaban de un incendio en la Rúa Sao Paulo, por lo que se solicitó la intervención de los Bomberos de la ciudad y de Urgencias Médicas, además de la Policía Local y Protección Civil.
Cuando los equipos de extinción llegaron al lugar del suceso se encontraron con un intenso fuego en el dormitorio del tercer piso y cuyo origen parecía ser la zona próxima a la cama. A pesar de ello, el inquilino resultó ileso.
Según él mismo comentó, fue su perro el que lo alertó de que algo sucedía. Se encontraba durmiendo y el humo, cree, también le estaba empezando a afectar, pero la mascota se encontraba lo suficientemente agitada –“ladraba sin parar”, relató el dueño– para despertarlo. 
Aún con el miedo en el cuerpo, ambos lograron salir de la habitación y ponerse a salvo para avisar a los vecinos, que fueron los encargados de llamar a los bomberos.
El intenso humo que emanaba de la casa hacia los pisos superiores hizo que dos personas –una mujer de 93 años y su hijo de 53– que viven justo encima fueran evacuados y atendidos in situ de una pequeña intoxicación, que no requirió el traslado al centro hospitalario.
Este es el tercer incendio en poco menos de dos semanas que se produce a raíz de una imprudencia por parte de los inquilinos. Además del ocurrido la pasada madrugada, hace una semana la cocina de una vivienda también resultó calcinada por dejar una sartén al fuego. El mismo episodio se repitió hace tan solo dos días en otro domicilio de Ferrol, aunque en esta ocasión los inquilinos lograron sofocar las llamas a tiempo, informaron los Bomberos.

un vestidor
El segundo de los incendios que se registraron ayer en el barrio ocurrió no muy lejos, en el bloque 31 de la calle Armada Española. La alerta se produjo poco antes de las doce del mediodía cuando varios vecinos observaron una gran cantidad de humo salir de una de las ventanas del segundo piso, en el portal 11.
Cuando llegó la Policía Local la inquilina de la vivienda les proporcionó las llaves, pero los agentes comprobaron que era imposible acceder al interior por la gran cantidad de humo, por lo que se decidió esperar a la intervención de los bomberos. 
Una vez dentro, el cuerpo de extinción consiguió localizar el foco del incendio con una cámara térmica, el cual se encontraba en una habitación habilitada como vestidor y, por lo tanto, con abundante ropa.
A pesar de la rápida intervención, la estancia quedó totalmente calcinada y las pérdidas 
materiales –sobre todo vestimenta y calzado–  fueron abundantes. Según relató la propia afectada, el origen del fuego pudo ser un cortocircuito en una regleta a la que estaban conectados varios aparatos eléctricos, aunque todavía no se ha determinado. n

Dos habitaciones calcinadas en dos incendios ocurridos ayer en Caranza