Comienzan las obras para asegurar los edificios en ruinas de Ferrol Vello

Casa número 24 de la calle Benito Vicetto
|

Las obras urgentes para garantizar la seguridad en varios edificios del barrio de Ferrol Vello comenzaron ayer en los números 28 y 30 de la calle Carme Curuxeiras y el 24 de Benito Vicetto, según informan desde Urbanismo y confirman los vecinos. Se trata de las primeras acciones que toman los propietarios de los inmuebles para solucionar la problemática situación de estas calles y de Mercé, todas ellas con un tramo cortado al tránsito debido al peligro de desprendimiento de elementos. Este vallado supone molestias a los vecinos a la hora de circular por el corazón del barrio, lo que ha causado protestas e incluso en algún momento la retirada unilateral de las vallas protectoras. 
Desde la concejalía de Urbanismo explican que se trabaja para dar una solución a cada una de las viviendas que presentan problemas. Los propietarios de los tres edificios en los que se procedía ayer a realizar las obras para retirar elementos peligrosos y asegurar la estructura cuentan con un proyecto de rehabilitación para el que están buscando financiación, lo que dará una solución definitiva a la situación. Esto es precisamente lo que se persigue desde el Concello, una rehabilitación integral, porque el abandono hace que en poco tiempo vuelvan a repetirse los problemas.
Otro de los edificios señalados por un informe de los técnicos municipales que se emitió a finales de diciembre cuenta ya con el documento que confirma su solidez. De otro, el 32 de Carme Curuxeiras, se tendrá que hacer cargo el Concello de forma subsidiaria (esto sucede cuando los propietarios no responden en repetidas ocasiones a los requerimientos de seguridad del Concello, y después se les reclama el coste por vía judicial). Ya figuraba en los planes de derribo más inmediatos del gobierno local.
A los dueños del número 26 de la misma calle se les ha impuesto una multa coercitiva para intentar forzarlos a que actúen. Solo después de varias sanciones de este tipo y de una autorización judicial puede el Concello asumir por su cuenta el derribo.
Todavía queda otro inmueble en esta zona pendiente de una solución que se está negociando con el propietario, con el que se trabaja en distintas alternativas económicas.

protestas vecinales
El cierre parcial de las calles Carme Curuxeiras, Benito Vicetto y Mercé se efectuó el 29 de diciembre después de la elaboración de un informe municipal que alertaba del riesgo para los viandantes de transitar por estas zonas mientras no se realizasen obras urgentes en hasta nueve números. La decisión se tomó ante el temporal de viento anunciado para esas fechas y tomó por sorpresa a los vecinos, que se encontraron las calles valladas y, en algunos casos, incluso sin poder sacar los coches de los garajes. 
El corte al tráfico de la calle Mercé –para los peatones se abrieron pasos– resulta especialmente problemático, puesto que se utiliza por quienes acceden a Ferrol Vello desde la zona del parque por Espartero y giran en Vicetto para llegar hasta la Praza Vella. En la actualidad, debido al corte, los vehículos deben recorrer Espartero hasta el Baluarte y el Paseo de la Marina. Esto ha supuesto problemas en el reparto a domicilio en algunas viviendas.
Los vecinos de Ferrol Vello mantuvieron una reunión con el alcalde, Jorge Suárez, y la concejala de Urbanismo, María Fernández Lemos, el 19 de enero y, ante las explicaciones del gobierno local, dieron un plazo de dos semanas para que se viera algún tipo de acción encaminada a solucionar la situación antes de emprender medidas de protesta.  Tras el inicio de los trabajos de ayer se han aplacado momentáneamente los ánimos. El afianzamiento de la seguridad en los inmuebles en los que se trabaja permitirá abrir al tráfico al menos la calle Mercé en cuanto los técnicos den el visto bueno.

Comienzan las obras para asegurar los edificios en ruinas de Ferrol Vello